Oso negro en libertad
Oso negro en libertad - REUTERS

Sacrifican en Oregón a un oso que se hacía «selfies» con los transeúntes

La Policia ha tenido que matar al animal después de que este se familiarizara demasiado con las personas

Actualizado:

En Oregón, Estados Unidos, un oso ha tenido que ser sacrificado después de pasar varias semanas en las inmediaciones de un parque. La Policía ha aclarado que el animal se había acostumbrado demasiado al contacto con los vecinos, lo que hacía temer por su seguridad.

Desde finales de junio había estado merodeando por un parque local atraído por la comida que le dejaban los transúntes. Algunos de ellos incluso se habían hecho «selfies» con el oso. Los agentes habían encontrado frutos secos puestos intencionadamente en lugares públicos. La ingesta de estos alimentos podría haber puesto en peligro la salud del animal. El biólogo Kurt Lience recuerda que es preferible «dejar que los animales se valgan por sí mismos y disfrutar de ellos desde una distancia considerable».

Antes de tomar la decisión de sacrificarlo, la Policía había advertido en redes sociales a los visitantes que evitaran acercarse al animal. Rick Swart, del Departamento de Caza y Vida Salvaje de Oregón, aseguró a la CNN que el oso podría haber sido recolocado en otro lugar si no se hubiese acostumbrado tanto al contacto con humanos. Calculan que tenía entre dos y tres años.