EFE

Presos de 45 cárceles españolas podrán sacarse el carné de conducir y recuperar puntos

La opción se dará a los 50.800 internos. 1.200 de ellos están condenados por delitos de tráfico

MadridActualizado:

Más de 1.500 internos superaron el examen teórico de conducir u obtuvieron su licencia en cárceles de un programa de seguridad vial muy novedoso, implantado por el Gobierno en las cárceles de todo el país entre los años 2009 y 2014. Pero la crisis, según Pere Navarro, responsable de Tráfico, «se lo llevó por delante». En dicho contexto, hasta 11.000 reclusos recibieron formación sobre valores cívicos en las vías públicas y sensibilización sobre el peligro del consumo del alcohol y otras sustancias tóxicas al volante, ha señalado Ángel Luis Ortiz, secretario general de Instituciones Penitenciarias del Gobierno, que recupera en su nueva etapa este proyecto —en el que participarán 1.038 nuevos inscritos— en 45 prisiones.

Representantes de muchas de estas prisiones han asistido a la presentación del programa en la sede de la Dirección General de Tráfico (DGT). Algunos, incluso, han transmitido sus impresiones tanto a Ortiz como a Navarro.

El programa cuenta con la colaboración y participación activa de las autoescuelas integradas en CNAE (Confederación Nacional de Autoescuelas), la Fiscalía de Seguridad Vial, el RACE (Real Automóvil Club de España) y la Asecemp (Asociación Española de Centros Médicos–Psicotécnicos), junto a las dos instituciones del Ejecutivo: Instituciones Penitenciarias y la DGT.

Ortiz también avaló que el programa está abierto a las 50.800 personas privadas de libertad que hay en España, de las cuales 1.200 lo están por algún delito contra la seguridad vial (un 2,3% del total de la población reclusa) y 97 de ellos por haber cometido alguna imprudencia grave al volante con resultado de muerte (uno o más fallecimientos). En 2018, Prisiones ejecutó 24.500 sentencias de condenas por trabajos en beneficios de la comunidad, que permitieron suspender la condena privativa de libertad y sustituirla por estos trabajos y talleres y programas de seguridad vial para sensibilizar a los condenados.

El secretario general de Instituciones Penitenciarias indicó que la campaña, que no se pondrá en marcha el mismo día en todas las cárceles, cumplirá su séptima edición y empezará en los próximos meses. La principal novedad es que los internos pueden recuperar parcialmente puntos en su permiso de conducir, algo que no ocurrió entre 2009 y 2014. También, como novedad, se introduce el permiso de conducir A, que hasta el momento no se estaba haciendo.

En el ciclo anterior, 1.518 internos en centros penitenciarios aprobaron el examen teórico de permiso de conducir B2 y 494 fueron calificados como aptos en el examen práctico.

¿Cómo funciona el programa?Las personas reclusas que lo deseen podrán recibir formación vial teórica en el centro penitenciario donde están internas y hasta donde se desplazarán profesores de alguna autoescuela cercana. Una vez aprobado el examen teórico, recibirá clases prácticas y se examinará en la jefatura provincial de Tráfico correspondiente, para lo cual los alumnos deben salir de la prisión, informa Servimedia.

En el programa se especifica que los presidiarios abonarán los gastos correspondientes y las tasas preceptivas, como el resto de ciudadanos. Ortiz ha precisado, respecto a la fase práctica en la anterior etapa entre 2009 y 2014: «Nadie se ha evadido del centro penitenciario aprovechando el coche de autoescuela».

La crisis «se lo llevó por delante»

Por su parte, el director general de Tráfico, Pere Navarro, ha comentado que este proyecto, que se paró en su momento, es «socialmente interesante y bueno para el país. Todo el mundo sale ganando», apostilló.

El fiscal de sala coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha considerado que el proyecto brinda una oportunidad muy importante a las personas reclusas de obtener el permiso de conducir y también para los condenados por delitos de seguridad vial.