Paul Frissen - ABC / Vídeo: ¿Cuándo es legal practicar la eutanasia en Holanda?

Paul Frissen: «La eutanasia ha convertido Holanda en un país muy extraño»

El catedrático de la Universidad de Turingia es una de las escasas voces críticas con la cultura de la muerte en los países bajos

ENVIADO ESPECIAL A LA HAYAActualizado:

El profesor Paul Frissen (Puth, Holanda 1955), decano de la Escuela Holandesa de Administración Pública de La Haya y catedrático de la Universidad de Turingia, es un reconocido experto en las relaciones entre el Estado y la sociedad contemporánea. La primera pregunta nace de la constatación de que si se buscan opiniones críticas hacia la legislación sobre la eutanasia, en Holanda, prácticamente solo aparece su nombre. «Bueno -responde- en realidad hay más, pero probablemente sea porque he publicado un libro («El Secreto del último Estado») en el que analizo su problemático desarrollo en Holanda. Por un lado hay un apoyo masivo indiscutible de la sociedad a la eutanasia, pero por el otro en el campo de los médicos hay una creciente dificultad para aplicarla en casos de demencia o de sufrimiento psicológico severo, por lo que se puede predecir que a medida que la medicina progrese, viviremos más tiempo y ese tipo de dilemas será cada vez más frecuente. Creo que hay que reflexionar sobre ello cuanto antes y en la sociedad holandesa no se está haciendo. De hecho, yo me enteré de este caso de Nora porque estaba en Italia, puesto que ni siquiera ha aparecido en la prensa holandesa.

Y cuál es su opinión sobre el caso

Por lo que sé, oficialmente se ha dicho que no ha sido una eutanasia tal como lo entiende la ley.

¿Qué ha sido entonces?

En mi opinión, lo más importante que hay que determinar es si el doctor que estaba presente le ayudó a suicidarse o se limitó a una sedación. Porque si un médico se limita a sedar a alguien que va a morir es una cosa, pero ayudarle a suicidarse no sería legal en Holanda.

Noa ha estado dos semanas en el salón de su casa esperando morir de inanición, a la vista de sus familiares y de médicos que no han hecho nada para evitarlo. ¿No le parece que es algo incomprensible?

Preferiría no tener que pronunciarme sobre esto. Según la prensa, Noa tenía una historia terrible de sufrimiento por los abusos sexuales. En materia de la vida o de la muerte la gente a veces tiene ideas que no son comprensibles, tabús. Claro que el primer instinto de cualquier padre es mantener a sus hijos con vida y esto es lo que convierte este caso en algo tan complejo. Y yo tampoco lo entiendo. Lo extraño en Holanda es que hay una opinión muy sólida entre políticos, entre la gente, incluso entre los médicos, de que la muerte por eutanasia es un método excelente para garantizar la regulación del fin de la vida, cuando filosóficamente y antropológicamente eso es imposible. La vida y la muerte son tragedia, misterio y conciencia. Y en este sentido, Holanda es un país muy extraño. En mi libro trato de explicarlo pero no llego a saber si esto ha sucedido a causa de la fuerte secularización o de que queríamos ser el país más avanzado o qué. El caso es que no lo entiendo. Conozco bien al fiscal que se ocupa de la eutanasia y no sé qué hará, pero intuyo que probablemente abrirá una investigación sobre la actitud del doctor o doctores que estuvieron con Noa.

¿Por qué ha tenido tanta repercusión internacional el caso?

Porque se ha usado la palabra eutanasia, aunque no lo fuera, y porque la protagonista lo había difundido en las redes sociales.

En su libro dice que no se necesita flexibilizar la legislación, que ahora permite incluso que haya clínicas privadas que ganan dinero con ello, sino más bien restringirla.

Lo que me parece más problemático es que en Holanda la eutanasia se ha convertido en una práctica médica normal y como digo, en el caso de los problemas psicológicos nos lleva a una frontera muy inquietante. La ley se aprobó en en 2002 y solo hace dos años que se investigan casos irregulares, eso dice mucho de lo que se ha hecho o se ha dejado hacer. Y otra cuestión es, por supuesto, si el Estado puede autorizar a otros a matar a una persona en su nombre.

¿Que aconsejaría a un país como España, donde el que el Gobierno socialista quiere una ley de eutanasia?

Pues que creo que deberían debatir sobre ello. Pero más que un debate político, debería ser un debate social, porque hay muchos ángulos éticos que no se pueden responder siempre con un blanco o un negro. Y los políticos deben hacerse la pregunta de cuál es la posición del Estado respecto al hecho de quitar la vida a una persona. Y ellos si tienen que dar una respuesta clara a este hecho.