Padres, fama y castings
«El Internado» (Antena 3) es una de las series que mima con esmero a sus pequeños actores | ABC

Padres, fama y castings

R. P. E. | MADRID
Actualizado:

Desde que se separó de Jesús Janeiro, hace diez años, Belén Esteban ha desfilado de plató en plató. Ha relatado hechos de su vida en común con el torero de Ubrique, ha informado sobre su acontecer diario y ha detallado también circunstancias sobre la rutina de la hija de ambos. El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid considera esto último «una vulneración del derecho a la intimidad y a la propia imagen de la pequeña». Europa Press ha tenido acceso al escrito que la institución ha remitido a la Fiscalía de Menores. En él, se exhorta al Ministerio Público a «intervenir y valorar la exposición pública» de la niña.

Mercedes Milá analizó hace tres años las consecuencias de la fama en su programa «Diario de: El precio del éxito». Uno de los apartados versó sobre «Los padres que querían lanzar al estrellato a sus vástagos». «Me he encontrado con niños llorando en el estudio de la prueba y con sus padres empujándoles desde fuera», comentó a la periodista uno de los directores de casting más prestigiosos del país. «Muchas veces, los padres son los culpables de que los niños vayan de casting en casting». «Diario de» quiso comprobarlo: insertó un anuncio en un periódico de tirada nacional y recibió «gran cantidad de llamadas». Comprobaron «cómo la frustación de unos adultos que en su día no alcanzaron la «gloria» les llevaba a instar a sus retoños a lograrla». Una madre, narraron, ofrecía a su pequeña del siguiente modo: «Mi hija tiene nueve años. Es muy guapa, más que eso, una belleza. Tiene un cuerpo estupendo. Es muy sensible, compone sus propias letras de canciones. Lo mismo se pone a cantar, que improvisa, que baila, que hace yoga, aerobic, artes marciales».

Tutores personales

La aparición de niños y adolescentes es habitual en series y películas. Por ello, las productoras miman a los pequeños actores igual que si fueran «segundas madres». Según ha podido saber ABC, los menores que participan en las cintas españolas para la pequeña y la gran pantalla no desempeñan, por lo general, papeles protagonistas, por lo que el número de horas de rodaje que cumplimentan es muy limitado. Sólo graban las escenas en las que participan. Además, siempre se intenta que estas apariciones no coincidan con el horario escolar. A veces, es imposible cumplir la premisa. En estos casos, se les pone a los pequeños un tutor: ofrece ayuda académica y vigila el adecuado desarrollo psicológico del joven. «Me reconocen mucho por la calle, pero en el colegio recibo el mismo trato que mis compañeros. Soy un chico normal, tengo los mismos ídolos que mis amigos» ha reconocido a la prensa una de las «menudas» caras televisivas.