Hospital psiquiátrico de Asgard, en la ciudad noruega de Tromso
Hospital psiquiátrico de Asgard, en la ciudad noruega de Tromso - ABC

Noruega: primer psiquiátrico libre de medicamentos

Ha sido la presión de los pacientes la que ha llevado al Gobierno a abrir la primera sección de tratamiento psiquiátrico sin medicamentos del mundo

J. P. Jofré
BerlínActualizado:

Tras Múrmansk en Rusia, la noruega Tromso es la segunda mayor ciudad de Laponia. Aquí, a 1.650 kilómetros al norte de Oslo, se encuentra el Hospital Psiquiátrico Asgard que ha recibido el encargo del ministerio de Salud de Noruega para tratar pacientes psiquiátricos sin medicamentos: «medikamentfritt behandlingstilbud» (tratamiento libre de fármacos) dice el cartel de una de las salas de este remoto hospital cerca del circulo polar ártico construido en la Guerra Fría. La presión de los enfermos psiquiátricos noruegos y sus familias de poder decidir si medicarse o no ha surtido efecto en las autoridades sanitarias del país escandinavo y ha abierto un debate global: la medicación voluntaria.

No sorprende el abuso del enfoque farmacológico en las sociedades occidentales cuando los estudios vienen fundamentalmente financiados por la industria farmacéutica para promover el uso de sus medicamentos. Ante la pasividad de los médicos respecto de esta realidad, han sido los pacientes que han presionado al mandato de Oslo de abrir la primera sección de tratamiento psiquiátrico sin medicamentos del mundo. La unidad sin medicación del hospital psiquiátrico se encuentra en una de las plantas de este edificio: el principio que rige la sala inaugurada este año –seis camas y en fase de prueba– es que los pacientes tienen aquí el derecho a elegir su tratamiento y que el cuidado de los profesionales debe ser organizado en torno a esa elección.

«Debemos tener en cuenta la perspectiva de este paciente de igual manera que la perspectiva del médico», comenta Magnus Hald, jefe de los servicios psiquiátricos en el Hospital Universitario del Norte de Noruega. «Antes les decíamos a los pacientes lo que era mejor para ellos, pero ahora les preguntamos qué es lo que realmente quieren y ellos pueden decidir», añade Merete Astrup, directora de la unidad sin medicación. Este hospital en Laponia no será el primero, el ministerio de Salud noruego ya a ordenado a cuatro autoridades sanitarias regionales a implantar tratamientos libres de fármacos en sus instalaciones.