El rey de Noruega entrega por primera vez a una mujer el premio Abel, el Nobel de las Matemáticas

«Si hubiera nacido cinco años antes, hoy no estaría aquí», ha dicho Karen Uhlenbeck en la ceremonia

BerlínActualizado:

Cuando a las 10 de la mañana de hoy la matemática estadounidense Karen Uhlenbeck dicte su clase magistral en la universidad de Oslo, lo hará como la primera mujer en obtener el premio Abel, conocido como el Nobel de las matemáticas. En honor al matemático noruego Niels Henrik Abel (1802-1829) y establecido por el Storting –el Parlamento de este país escandinavo– en 2002, el premio fue entregado ayer a las 14 horas a Uhlenbeck de manos del rey Harald V de Noruega en una ceremonia realizada en Aula, un salón de la Universidad de Oslo decorado con murales de Edvard Munch: «Su trabajo ha sentado las bases del análisis matemático moderno», dijo en la ceremonia el presidente del comité Abel, Hans Munthe-Kaas.

Sucediendo en el palmarés al canadiense Robert P. Langlands –distinguido el año pasado «por su programa visionario que conecta las teorías de la representación y de los números»–, Uhlenbeck, de 76 años, fue distinguida por sus «logros pioneros» sobre ecuaciones diferenciales parciales geométricas, la teoría de gauge y los sistemas integrables, así como por el «impacto fundamental» de su trabajo en temas de análisis, geometría y física matemática, según el fallo difundido hace dos meses. Dotado con seis millones de coronas noruegas (unos 620.000 euros), el galardón es gestionado por la Academia Noruega de Ciencias y Letras, y es el mayor reconocimiento del campo de las matemáticas junto a la Medalla Fields (para matemáticos menores de cuarenta años).

Tras décadas dedicada el estudio numérico de las ecuaciones y de ser una pionera en el análisis de las teorías matemáticas, los aportes de Uhlenbeck a la física y la geometría abonaron el terreno que la hizo merecedora del Abel 2019. Más allá de la preponderancia de la llamada «caja de herramientas» diseñada por los métodos analíticos de Uhlenbeck, la Academia destaca además la potencialidad de su lucha por la inclusión de las mujeres en un medioambiente muchas veces misógino: «Si hubiera nacido cinco años antes, hoy no estaría aquí», dijo Uhlenbeck en la ceremonia de premiación, recordando que no fue hasta 1972 que una reforma legal en Estados Unidos permitió a las mujeres acceder a una cátedra en matemáticas, un logro que agradeció a la «segunda oleada de feminismo» originada en la década anterior.

Nacida en Cleveland (EEUU) en 1942, Uhlenbeck se graduó en la Universidad de Michigan y se doctoró en la de Brandeis. Académica en la Universidad de Austin (EE.UU.) hasta 2014, Senior Research Scholar en la Universidad de Princeton y en el Instituto de Estudios Avanzados (ambos en EEUU), Uhlenbeck es una de las fundadoras del análisis geométrico moderno y ha conducido a algunos de los avances «más espectaculares» en ese campo en los últimos 40 años, revolucionando la forma de entender las superficies mínimas y los problemas de minimización generales.