Recurso de Francos Rodríguez I, con 50 plazas de atención humanitaria cedidas a Cruz Roja por el Ayuntamiento de Madrid
Recurso de Francos Rodríguez I, con 50 plazas de atención humanitaria cedidas a Cruz Roja por el Ayuntamiento de Madrid - ISABEL PERMUY

Madrid culpa al Gobierno del colapso de sus instalaciones para refugiados

El Ayuntamiento de la capital asegura estar «desbordado» y que asume tareas de acogida por la «dejadez» del Ejecutivo de Sánchez

MADRIDActualizado:

La teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, Marta Higueras, acusó al Gobierno de «dejadez de funciones y competencias» en la acogida de los solicitantes de protección internacional (término que engloba el estatuto de asilo y la protección subsidiaria). «Lo que estamos haciendo es asumir como nuestras unas tareas por culpa de la dejadez de competencias y de funciones del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social».

Higueras hizo estas declaraciones después de que ABC desvelara cómo la secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, tuvo que acudir a la Iglesia (concretamente a Escuelas Católicas) ante la «necesidad y urgencia» de recursos habitacionales para acoger a las cada vez más crecientes solicitudes de protección internacional.

«Nos lo pidió la secretaria de Estado ante una situación de desbordamiento. Nos trasladaron la urgencia y la necesidad de ayuda, y nosotros hemos buscado congregación por congregación espacios libres que se pudieran destinar a la acogida», detalló Javier Poveda, director del departamento de cooperación internacional de Escuelas Católicas. Esta ayuda fue también solicitada a ayuntamientos como Madrid, Barcelona, Zaragoza o Tres Cantos, pero se negaron a colaborar con la petición. Concretamente, el Ayuntamiento de Madrid envió una carta al citado ministerio en la que le requería que se liberen los albergues de transeúntes y les buscaran una nueva ubicación a los refugiados.

Higueras confirmó a este periódico la existencia de esta carta y aseguró que en Madrid están destinando a solicitantes de asilo y refugio recursos pensados para personas que viven en la calle. «La competencia del ministerio es atender a las personas demandantes de asilo, mientras que las del ayuntamiento son atender a la emergencia, a las personas sin hogar que viven en Madrid. ¿Qué está pasando? Que como el ministerio no ejerce sus competencias y tenemos toda la ciudad llena de familias solicitantes de asilo que no atiende el ministerio, y que no podemos permitir que duerman en la calle, todos mis recursos, que no son para eso, están ahora ocupados por estas familias. Yo insto al ministerio a ejecer sus competencias para que yo pueda ejercer mejor las mías», señaló Higueras.

«Efecto llamada»

Este periódico le preguntó a Higueras por qué, si no hay recursos suficientes, izaron la bandera de la bienvenida a los refugiados colocando una pancarta de ocho metros en la fachada del Ayuntamiento, o la instalación de un monumento a los refugiados inaugurado precisamente ayer. «¿Lo que me quieres decir es que como hemos puesto una pancarta tenemos que acoger a todos los refugiados que vengan? ¿Hacer un efecto llamada? Yo me sentí orgullosa cuando el presidente Pedro Sánchez acogió a los inmigrantes del Aquarius. Pero cuando uno dice esto, ¿con qué está contando? ¿Con que el Ayuntamiento de Madrid ha puesto una pancarta?», espetó. Higueras le recordó a este periódico que actualmente disponen de 41 viviendas (7 de ellas vacías, denunció) cedidas al Sistema Nacional de Acogida e Integración de Solicitantes y Beneficiarios de Protección Internacional, además de un albergue municipal en Mejía Lequerica, el recurso Francos Rodríguez I para atención humanitaria, el Francos Rodríguez II con 120 plazas para solicitantes de protección internacional (al que se invitó a visitar a este periódico), el centro El Vivero y programas de acogida.

Su queja se debe a que no solo estos, sino los destinados a «situación de calle» también están desbordados. «Por dejadez, yo no puedo tener los recursos llenos; no puede ser. Cuando viene más gente, yo también tengo que atender a esa gente en situación de calle, yo también estoy desbordada», criticó Higueras. También recordó a ABC que destinaron, desde 2015 a lo que va de 2019, más de 6 millones de euros para atender a demandantes de asilo a refugio. «Yo he puesto 6 millones, ¿me los va a devolver el ministerio?», señaló, por las declaraciones de Rumí en las que señalaba que los medios para acogida son «financiados por el Gobierno español».

Higueras critica al Gobierno porque, según señala, no solo existe «dejadez de funciones», sino que también asegura que el ministerio «no tiene ganas de trabajar». Se refiere, concretamente, al uso del Palacio Valdés, propiedad del ayuntamiento (ubicado en Tres Cantos), y que este ha cedido «gratuitamente» para que se destine a la acogida de solicitantes de protección internacional, personas que necesiten atención humanitaria (cuando vienen de las costas), o se atienda a menores no acompañados. «Tengo una instalación que he cedido gratuitamente pero el alcalde de Tres Cantos, del PP, no quiere destinarla a los refugiados. Se la ofrecí a la señora Rumí y le dije que el Gobierno podía obligar al alcalde dictando lo que tenga que dictar. Pero ella me dijo que era muy poca cosa para llevar al Consejo de Ministros. Ahora está la instalacion vacía. Por su dejadez yo no puedo tener los recursos».

Contra la Comunidad

Higueras también aprovechó la ocasión para cargar contra la Comunidad de Madrid. El mismo Palacio Valdés se le ofreció a esta comunidad para acoger a menores no acompañados que ahora están en el centro de primera acogida de menores no acompañados del distrito de Hortaleza. Higueras asegura que este espacio no se usa porque el entonces presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, «me dijo que no le haría torcer el brazo al alcalde». «Ahora me han dicho que es porque tienen un nuevo espacio en la Casa de Campo, pero es mentira porque los menores siguen en Hortaleza donde Cruz Roja denunció que duermen en el suelo y se pelean porque no alcanza la comida».

Esta información ha sido desmentida por la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid. «En el Palacio Valdés había que hacer obras, no tenía ni un plan de evacuación, por eso lo descartamos. Hemos contratado más de 200 plazas, con una inversión de 9,1 millones de euros», apuntan las citadas fuentes.