El bebé que fue arrojado por la ventana tenía 10 meses
El bebé que fue arrojado por la ventana tenía 10 meses - ABC

Juzgan a una mujer en Francia por matar al hijo que tuvo con un homosexual por «inseminación artesanal»

La madre tiró al bebé de 10 meses por la ventana de un séptimo piso

Actualizado:

Myriam D, una mujer de 34 años que de niña fue víctima de malos tratos y abusos sexuales por parte de su padre adoptivo, será juzgadapor tirar por el balcón de un séptimo piso a su hijo de 10 meses, concebido a través de un sistema de «inseminación artesanal» con la complicidad de un «padre» donador de esperma, homosexual.

El infanticidio se cometió hace tres años, en los confines del distrito XVII de París, al norte de la ciudad, en una «tierra de nadie» próxima a la «banlieue», los suburbios. El juicio de Myriam D. ha iluminado un rosario de tragedias que se pierden en al infancia de una mujer, soltera, que ha tenido «problemas» por el consumo recurrente de drogas, desde hace años.

Los problemas de Myriam D. comenzaron con su primera infancia de niña adoptada a los tres meses de edad. Entre los tres y los diez años sufrió abusos sexuales de su padre adoptivo que la traumatizaron de por vida.

«Cuando me hice mujer deseé muy pronto ser madre, pero sentía asco y fobia ante los hombres que deseaban poseerme físicamente», declaró Myriam D. ante el juez instructor.

A partir de aquellas primeras experiencias infantiles, la vida de Myriam D. ha sido un rosario de tragedias de muy diversa naturaleza, con varios intentos de suicidio, antes de culminar arrojando a un hijo de 10 meses por el balcón de un séptimo piso de un inmueble muy modesto.

Le arrojó por la ventana

Myriam D. describe su acción en términos crudos y directos: «No recuerdo como me vino la idea. Sencillamente, lo cogí en brazos, me asomé por el balcón y lo dejé caer… Era un niño magnífico».

Rafael, el niño que su madre tiró por el balcón, nació tras una laboriosa negociación entre Myriam D. y Guillaume F. (38 años), homosexual. La pareja se conoció a través de de una página web especializada en «formar parejas» de hombres y mujeres que desean tener hijos «por su cuenta», incluso sin llegar a tener relaciones sexuales.

Guillaume F. y Myriam D. recurrieron a un método de «inseminación» que la madre infanticida describe de este modo: «Me introduje el esperma con una inyección de Dolipran».

Consumada la «operación», Guillaume y Myriam decidieron cohabitar una corta temporada, con el fin de «preparar» la llegada del hijo que debía llegar. Sin embargo, ese periodo de cohabitación negociada fue un fracaso, y la madre anunció que había decidido abortar o abandonar al niño, cuando naciese.

Nacimiento del bebé

El nacimiento de Rafael no puso fin a los conflictos y tensiones entre el hombre y la mujer que habían decidido concebirlo a través de la «inseminación artesanal». A los diez meses del nacimiento del niño, la madre lo tiró por el balcón del piso donde vivía.

Conocido el infanticidio, el padre del niño y otro hombre, homosexual, así mismo, con el que Myriam D. ya había concebido otro hijo, presentaron una denuncia y querella contra la infanticida, cuyo primer hijo había sido concebido por el mismo procedimiento y nació con el síndrome de Down.

«Quería un padre para mis hijos, pero no he tenido suerte. Mi primer hijo nació con el síndrome de Down. Luego, el segundo, nacido del esperma de otro gay, nació en malas circunstancias. Era un niño magnífico…» ha declarado Myriam D. intentando resumir la tragedia de su vida.