Medidas de autoprotección ante la violencia doméstica y de género - ABC

Un joven propina una brutal paliza a su ex novia al enterarse de que se había ido a bailar con unos amigos

Varias cámaras de seguridad registraron el momento en el que el agresor atacó a la joven en la puerta del local

ABC
Actualizado:

Gonzalo Herrera, un joven de 19 años de edad, golpeó brutalmente a su ex pareja en la puerta de una discoteca situada en la localidad de Las Rosas, Argentina. La policía intervino y detuvo al joven, quien horas después, al quedar en libertad, volvió a buscar a la mujer a su casa y repitió la salvaje acción frente a las hijas de ambos.

Los hechos ocurrieron este sábado 23 de agosto cuando el joven se enteró de que Gina, la que fuera su novia durante más de cuatro años, había salido a bailar con unos amigos. Al parecer, el agresor no quería que la chica saliera de fiesta y fue a buscarla al lugar.

Al encontrarla en la puerta del local nocturno, agarró con fuerza su cuello y la tiró al suelo. Una vez ahí, propinó varias patadas a la joven y golpeó su cabeza contra lo que parecía la parte trasera de un vehículo. Por suerte, un grupo de policías logró frenar al agresor y salvar la vida de la mujer que fue trasladada al Hospital Samco.

Múltiples heridas y traumatismos en diversas partes del cuerpo, esas fueron las señales observadas por los médicos del centro que atendieron Gina. El resultado de una paliza que quedó registrada por las cámaras de seguridad y que se volvió viral en las redes sociales.

Herrera fue detenido y trasladado a la comisaría de la localidad, donde se inició una investigación por lo ocurrido esa misma noche. Sin embargo, fue liberado después de declarar ante las autoridades pertinentes que aseguraron que se estaba llevando a cabo una investigación relacionada con su puesta en libertad.

Un segundo ataque y una desaparición

La cosa no acabó ahí y poco tiempo después se produjo un segundo ataque. Tras ser liberado, y una vez Gina se encontraba en su casa, el joven se dirigió hasta la residencia y repitió lo que había hecho poco tiempo antes pero en presencia de las dos hijas que ambos tenían en común.

Tras forcejear con la víctima y con su madre, tomó el móvil de la que fuera su novia y escapó. Aunque el teléfono fue devuelto por la madre del agresor a la mañana siguiente, Herrera se dio a la fuga y a día de hoy continúa en paradero desconocido.

Los jóvenes pusieron fin este año a una relación que mantenían desde 2015, según informa el diario digital Infobae. Gina ha asegurado que no podrá vivir tranquila hasta que se haga justicia.