Juan Pablo II con Sor Lucía en su visita a Fátima en 1991
Juan Pablo II con Sor Lucía en su visita a Fátima en 1991 - ARCHIVO ABC

Fátima, visita obligada para todos los Papas a la Virgen que salvó la vida a Juan Pablo II

Desde Pablo VI, todos han peregrinado al santuario mariano de la localidad portuguesa. Francisco inicia hoy su visita de dos días en el centenario de las apariciones

Actualizado:

Todos los Papas desde Pablo VI han peregrinado a Fátima en su pontificado. El Papa Francisco cumple con la cita con su viaje al santuario mariano el 12 y 13 de mayo, en el centenario de las apariciones de la Virgen.

Juan Pablo II, el «Papa Viajero», peregrinó en tres ocasiones. La primera de ellas, en 1982, justo un año después de su intento de asesinato en la plaza de San Pedro, el 13 de mayo, el mismo día de las apariciones. Juan Pablo II siempre atribuyó a la protección de la Virgen la salvación de su vida en el atentado. La revelación del «Tercer misterio de Fátima» vino a confirmar, entre otras interpretaciones del mensaje, la relación de la profecía con la muerte violenta de un Sumo Pontífice.

Juan Pablo II hizo público el misterio en su tercera y última visita al santuario, en el año 2000, con motivo de la beatificación de Francisco y Jacinta, dos de los niños pastores que vieron a la Virgen en 1917, muertos poco después por la gripe española. La tercera pastorcilla, Lucía, monja, acompañó acompañó al Sumo Pontífice en su visita.

Las otras dos profecías habían sido desveladas anteriormente. La primera anunciaba, según las interpretaciones más extendidas, el final de la Primera Guerra Mundial y el estallido de una segunda guerra más devastadora. La segunda presagiaba la caída del comunismo en Rusia y su conversión.

Benedicto XVI realizó en 2010 la hasta ahora última visita papal a Fátima. En su homilía en la explanada del santuario, el ahora Papa Emérito manifestó que la misión profética de Fátima no ha concluido. «El hombre puede desencadenar un ciclo de muerte y terror, pero no consigue interrumpirlo». Para ello, según explicó, «Dios siempre ha buscado a los justos para salvar a la ciudad humana y lo hace aquí a través de la Virgen».

Benedicto XVI, ante la Virgen de Fátima
Benedicto XVI, ante la Virgen de Fátima - EFE

El primer pontífice que visitó Fátima fue Pablo VI. El «Papa peregrino» puso fin al encierro de los pontífices en el Vaticano desde la caída de los Estados Pontificios en 1870. En 1964 inició viajes con el objetivo de abrir la Iglesia al mundo contemporáneo, como indicaba el Concilio Vaticano II. Tres años después, en el 50 aniversario de la aparición de la Virgen a los niños pastores, peregrinó a Fátima.

Pablo VI, ante la Virgen de Fátima
Pablo VI, ante la Virgen de Fátima - ARCHIVO ABC