Imagen de un cigarrillo electrónico
Imagen de un cigarrillo electrónico - ABC

Explota el vapeador de un joven y le rompe la mandíbula y varios dientes

A pesar de ser un caso aislado, no es la primera vez que un cigarrillo electrónico causa daños personales

Actualizado:

Desde hace unos años, los cigarrillos electrónicos se han convertido en un utensilio más en nuestras vidas. Personas que quieren dejar el tabaco o que simplemente quieren seguir fumando de una forma menos dañina para la salud se han pasado a usar esta nueva herramienta.

Pero estos nuevos dispositivos conllevan riesgos: a un joven de 17 años le ha explotado su vapeador mientras lo estaba utilizando para inhalar, tal y como informa la CNN. El chico, de una pequeña ciudad de Nevada (Estados Unidos) ha tenido que recorrer más de 400 kilómetros sangrando por la boca, con los dientes rotos y un agujero en su mandíbula para poder ser atendido en el hospital pediátrico de Utah.

Una vez allí, los médicos se sorprendieron cuando el adolescente les explicó que estaba «vapeando» cuando, de repente, su cigarrillo electrónico le explotó en la cara. Este suceso supone un caso de entre los cientos que ya han ocurrido en los pasados años. Se estima que ha habido 2.000 explosiones de vapeadores solo en EE.UU. entre los años 2015 y 2017

«Las personas deben saber antes de comprar estos dispositivos que existe la posibilidad de que estallen en su bolsillo, en la cara», explica la Dra. Katie Russell, directora médica de traumatología del centro hospitalario que trató las heridas de este joven.

En febrero, un hombre de Texas murió después de que su vapeador explotase y la metralla atravesase su arteria carótida. El año pasado, un caso similar ocurrió en Florida después que un hombre falleciese después de que un trozo del cigarrillo le artavesara la cabeza.