Los supermercados Lidl han sacado al mercado leche pasterizada con doble certificado, de pastoreo y de bienestar animal
Los supermercados Lidl han sacado al mercado leche pasterizada con doble certificado, de pastoreo y de bienestar animal - BELÉN RODRIGO

Los españoles beben cada vez más leche fresca

En 10 años se ha disparado su producción en más de un 40% dado sus beneficios nutricionales frente a la leche UHT

MadridActualizado:

La leche pasterizada, a la que coloquialmente llamamos leche fresca, conserva mejor sus propiedades nutricionales, con más cantidad y variedad de proteínas y vitaminas. Su principal diferencia con la leche más consumida en España, la UHT, es el tratamiento térmico. «La leche fresca o pasterizada sufre un tratamiento térmico mucho menor, no sube de los 100º mientras que la UHT llega a los 120º o 130º y se deterioran un poco más las propiedades nutricionales de la leche», comienza por explicar a ABC Laura Regueiro, nutricionlista del servicio de Endocrinología del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (C.H.U.A.C.). La leche que más conserva sus propiedades nutricionales «y cuyo consumo no supone un riesgo microbiológico es la pasterizada», añade. En estudios realizados en los que se comparan la leche fresca y la cruda «se ve que la diferencia nutricional es mínima y en la fresca hay mucho menos riesgo de contaminación por microorganismos», subraya la nutricionista. Recuerda que la leche pasterizada conserva las vitaminas liposolubles e idiosolubles que tiene la leche, las vitaminas del grupo B, sus minerales, y además «tiene un sabor mucho más parecido que la leche cruda». Entre los aspectos a tener en cuenta para su consumo, lo más importante es que «debe conservarse en refrigeración para que no se deteriore, durando entre 4 y 5 días». Una vez que ya ha sido anteriormente tratada, insiste en que «su consumo fresco no tiene ningún riesgo», como ocurre con la leche cruda. Cabe recordar que la leche cruda procede directamente de la vaca y no se somete a ningún tratamiento físico o químico. Por ello contiene la carga microbiana que hace que sea un alimento poco seguro.

En cifras, el sector lácteo en España representa ya el 1,2 % del PIB, según los datos de Fenil. La facturación es de 13.000 millones de euros al año y genera 60.000 empleos directos. En nuestro país se producen 7 millones de toneladas de leche al año. Un estudio de Kantar Worldpanel indica que el 10% del presupuesto de compra de alimentos de los hogares en España se gasta en productos lácteos y que la demanda del consumo de leche pasterizada está creciendo un 16%. El año pasado, según datos del Ministerio de Agricultura y Pesca y Alimentación, en el 2017 se produjeron 81,8 millones de litros de leche pasteurizada facturando 67,3 millones de euros. Hace diez años la producción fue de 57,7 millones de litros y se facturó 41,8 millones de euros. Lo que demuestra un importante crecimiento en el consumo de este tipo de leche, superior al 40%.

Lidl refuerzan la apuesta por la leche pasteurizada

La nutricionistas Laura Regueiro reconoce que la población se preocupa ahora más por el aspecto nutricional de lo que come. «Sabe que la leche fresca es nutricionalmente mejor y se consume más. Prueba de ello es que ahora en los supermercados hay más variedad», comenta, a pesar que el precio medio por litro es algo superior, 0,69 euros la esterilizada frente a 0,82 euros la pasterizada. Como consecuencia de esta mayor preocupación y mayor consumo la cadena Lidl han reforzado su apuesta por este tipo de leche convirtiéndose en el primer supermercado en España con el 100% de su leche fresca con doble certificado: de pastoreo y de bienestar animal.

Miguel Paradela, director general de compras de Lidl España, durante la presentación del nuevo proyecto lácteo de la cadena
Miguel Paradela, director general de compras de Lidl España, durante la presentación del nuevo proyecto lácteo de la cadena - BELÉN RODRIGO

Esta cadena de supermercados de origen alemán está convencida que es el motor que necesita el sector para lograr un crecimiento sostenible. Miguel Paradela, director general de compras de LIdl en España, ha sido el encargado de dar a conocer el nuevo proyecto en el que participan 100 granjas familiares gallegas donde sus vacas (entre 20 y 70) realizan pastoreo al aire libre, «un mínimo de 5 horas al menos 150 días al año». De esta forma se logra que los animales vivan más años y responde a un demanda social «porque el 94% de los consumidores españoles se preocupan con el bienestar de los animañes de granja», señala Paradela.

Lidl cuenta con una cuota de mercado del 4,7% en lo que se refiere a la leche UHT, con un precio de 0,59 euros el litro, mientas que en la leche pasterizada llega al 13% a 0,79 euros el litro. Para esta cadena el pastoreo «es una apuesta a medio plazo. Las vacas producen menos leche pero viven el doble que las que no pastan y la leche es mejor», explica el responsable. Además cree que es una forma de apoyar el desarrollo rural y asegurar la rentabilidad de las granjas cuyas familias «tienen un futuro con más garantías». Este nueva nueva forma de producir leche encarece el producto entre un 5 y un 10% «pero es algo que asumimos nosotros y que no se ve afectado en el precio para el consumidor». Con la comunicación de este nuevo producto que comercializa bajo su propia marca, Milbona, «esperamos incrementar las ventas de la leche fresca entre un 20 y un 30%». No obstante, a día de hoy, teniendo en cuenta el peso que la leche UHT tiene en sus ventas, «no nos podemos plantear dejar de producirla».