Negociación contrarreloj para evitar el fracaso total en la cumbre de Durban

«El tiempo se agota», reconoce la comisaria europea, que suma apoyos para tratar de forzar un acuerdo con China y EE.UU.

MADRID Actualizado:

«El tiempo se agota», reconoce la comisaria europea de Acción para el Clima, Connie Hedegaard, en una llamada que roza el dramatismo para tratar de evitar el fracaso total de la cumbre del clima que afronta hoy en Durban su jornada final.

La cita, en la que participan 20.000 delegados y observadores de casi 200 países, arrancó con pesimismo y, casi dos semanas después, nada hace presagiar por ahora que pueda concluir con algún tipo de solución útil para el medio ambiente mundial. Los ministros desplazados a la XVII Cumbre de la ONU sobre Cambio Climático, (COP17) negocian contrarreloj para dar una continuidad al protocolo de Kioto, cuya vigencia expira el próximo año.

La UE está tratando de sumar apoyos a su iniciativa para forzar a China y EE.UU., los principales emisores a la atmósfera de gases con efecto invernadero, a alcanzar algún tipo de compromiso. La propuesta europea es marcar una hoja de ruta que permita renovar el protocolo de Kioto y firmar en 2015 un tratado que entrase en vigor en 2020.

Sin embargo, a pesar de los «signos alentadores» que advierte la comisaria europea tras las conversaciones que prolongaron 28 negociadores hasta las cuatro de la madrugada, el acuerdo aún no ha sido posible. «El éxito o el fracaso de Durban depende de un pequeño número de países que aún no se han comprometido con la hoja de ruta», ha indicado hoy Connie Hedegaard, según recoge Efe. «Hace seis meses, casi nadie habría hablado de un futuro régimen global sobre cambio climático. Ahora, el acuerdo está al alcance», señaló.