José Alfonso

Disciplina en clase y trabajo colaborativo: las claves para que un profesor español sea «feliz» en el aula

Un 90 por ciento de los profesores de Ciencias en España volvería a escoger su profesión incluso si tuvieran la posibilidad de elegir otra, según una encuesta de PISA

MadridActualizado:

Los resultados son contundentes: un 91,9% por ciento de los profesores de Ciencias en España volvería a escoger su oficio si tuvieran la posibilidad de dedicarse a otra cosa. En el extremo opuesto, un 5 por ciento reconoce que se arrepiente y optaría por otra cosa.

Son datos de una encuesta de PISA, realizada a los profesores de Ciencias de 19 países de la OCDE en la que se les preguntó a los docentes, entre otras cuestiones, por el clima de trabajo, el aprendizaje de los alumnos y sus aspiraciones para saber qué es lo que más les llena de su trabajo.

El porcentaje de profesores satisfechos en nuestro país supera la media de la OCDE, que se sitúa en un 77%. De hecho, España ocupa el segundo lugar de los 18 países analizados solo superado por República Dominicana, y por encima de Colombia o Alemania.

Según esta encuesta, la satisfacción de los docentes viene dada por su propio desarrollo profesional, pero también por lo que puedan aprender de otros a través del trabajo colaborativo, así como por el clima que vive en el aula, donde se vuelve fundamental la disciplina. «Un clima de disciplina puede fomentar el aprendizaje y facilitar la instrucción, algo que puede trasladarse en una mayor satisfacción y confianza del profesor», apunta el informe.

La disciplina vuelve a presentarse como un tema central para los informes de PISA. Una investigación reciente señalaba que el orden, la concentración y el respeto en clase es mejor que contar con aulas con menos alumnos o más horas de actividades extracurriculares para conseguir un mejor desarrollo académico de los alumnos. «Es mucho mejor dotar al docente de esos elementos que gastar dinero en tener pocos alumnos por clase para mejorar el rendimiento de los alumnos», señaló Andreas Schleicher, máximo responsable de PISA.

En cuanto al trabajo colaborativo, España no sale tan bien parada. Por ejemplo, cuando se les preguntó si preparaban el temario con otros compañeros, un 62% dijo que sí, es decir, 14 puntos por debajo de la media de la OCDE (76%). En cuanto al desarrollo profesional individual (que implica la realización de investigación, la participación en redes de trabajo, etc) las diferencias con el resto de países son similares o incluso superiores. Por ejemplo, un 71,8% de los profesores españoles ha participado en los últimos 12 meses en lecturas de literatura científica, mientras que la cifra del conjunto de países de la OCDE es del 70,6%.

Otro elemento mencionado en el estudio que contribuye a la satisfacción laboral es la autoeficacia. «La autoeficacia también aumenta la satisfacción laboral del docente», añadió Schleicher. Esta se define como la capacidad del profesor para enseñar y dominar el contenido de la asignatura. Esta está asociada también a una mayor motivación y logros del estudiante. Según el informe de PISA, España, junto con Australia, Chile, Colombia, República Dominicana, Perú, Estados Unidos y Arabia Saudí son los países con mayor porcentaje de profesores autoeficaces.

Los profesores también fueron preguntados por lo que no les hace felices: «La escasez de recursos humanos está negativamente asociada con la satisfacción del docente», señalaron fuentes de la OCDE.