La Catedral de Santiago sustituye las velas de cera por las digitales

La Catedral de Santiago sustituye las velas de cera por las digitales

Se iluminan a través de mensajes de texto, llamadas telefónicas e Internet, previo pago con tarjeta de crédito

EP |SANTIAGO DE COMPOSTELA
Actualizado:

La catedral de Santiago de Compostela sustituye las velas de cera que se encienden manualmente por un sistema de lampadarios digitales que se iluminan a través de mensajes de texto, llamadas telefónicas e Internet, previo pago con tarjeta de crédito.

Los lampadarios se ubica en los mismos lugares que los tradicionales y el encendido de las velas se corresponderá con el orden en que cada usuario realice su pedido. El coste de los mensajes de texto será de 1, 39 euros, el mismo que el de una llamada, y a través de éstos se podrá encender una única vela.

En total, podrán ser activadas 75 velas. Las 20 primeras quedarán encendidas durante 31 minutos y, "a partir de ahí, las siguientes se mantendrán iluminadas durante 11 minutos, el tiempo necesario para que pueda rezar quien esté en casa", tal y como explicó uno de los responsables de la empresa Candeum Desarrollos, David Doñas.

Esta compañía es la encargada del proyecto 'Mivela. com' y de su instalación en la catedral. El director de la campaña, Carlos Fernández, detalló que ésta "globaliza" la devoción, dado que ofrece "la posibilidad de no tener que estar presente en el templo para encender una vela" y permite que cualquiera pueda ejercer su fe desde "cualquier parte del mundo" y "sin limitaciones temporales".

Tras esto, elogió al deán de la catedral, José María Díaz, por su "apertura mental", ya que éste se mostró "abierto" a las innovaciones y nuevas tendencias y, así, permitió la instalación de este nuevo sistema de lampadarios.

Asimismo, señaló que esta iniciativa "no es algo de Santiago", sino que otras muchas, "en sus capillas, tienen multitud de velitas digitalmente encendidas". A modo de ejemplo, citó diversas iglesias de París, como Ntre Dame y Saint Pierre de Montmartre, y la catedral de Barcelona.