El ciudadano alemán que presuntamente asesinó a su mujer y a su hijo de 10 años sale del registro de su vivienda escoltado por guardias civiles efe
El ciudadano alemán que presuntamente asesinó a su mujer y a su hijo de 10 años sale del registro de su vivienda escoltado por guardias civiles efe

El autor del crimen de Adeje se resistía a divorciarse de su mujer

Sylvia llevaba tres años pidiéndole la separación formal sin éxito

LA PALMAActualizado:

Thomas Handrick, el ciudadano alemán que presuntamente mató a golpes a su mujer y a su hijo mayor en Adeje (Tenerife), se resistía a divorciarse de su esposa. Thomas llevaba desde 2016 negándose a formalizar la petición de divorcioque le había planteado su mujer Sylvia, según asegura la prensa alemana. En la práctica vivían separados: ella trabajaba en la ciudad de Halle (Alemania) en una empresa como asesora de tecnología y él en Adeje, como cocinero.

En una de las visitas familiares, ese hombre «educado» y «correcto» como lo definían sus vecinos, preparó su venganza. Les condujo a una cueva con la promesa de entregarles regalos de Padonde donde previamente había depositado piedras con las que les golpeó hasta la muerte. Así, presuntamente, acabó con la vida de su mujer Sylvia y de su hijo Jakob de 10 años. El más pequeño, Jonas de 7 años, logró escapar y denunciar el caso. A Thomas lo encontró la policía en su apartamento muy calmado. No recordaba nada de lo sucedido, aseguró.

Ayer Handrick pasó su primera noche en prisión, donde permanece en estricta vigilancia en el módulo de llegadas al que fue conducido el pasado viernes por orden de la juez que instruye el caso.

El hijo pequeño bajo tutela judicial

Su hijo pequeño ha quedado bajo la tutela de la Dirección General de Protección a la Infancia y a la Familia del Gobierno de Canarias, hasta que pueda regresar a Halle, la ciudad alemana donde residía. Mientras tanto, el niño puede ser visitado por Immo Wache, un sacerdote alemán quien asumirá su tutela. Wache, jefe de la Iglesia protestante del sur de Tenerife, expresó ayer a ABC su confianza en poder darle «apoyo moral» al pequeño. El sacerdote alemán indicó que estaba pendiente de las indicaciones de las autoridades. Pero este fin de semana el niño se quedará sin ver a nadie de su entorno familiar. Desde Halle, en Alemania, sus abuelos no tienen medios económicos para volar hasta Tenerife. Sin madre y hermano, J. Handrick deberá volver a Alemania en solitario. Las autoridades alemanas no han querido pagar el traslado de sus abuelos a Canarias. El pequeño está siendo atendido por el Gobierno de Canarias, que tiene la tutela legal por mandato judicial.

El consulado de Alemania en Las Palmas de Gran Canaria informó ayer de que está haciendo todo lo posible para que el pequeño vuelva a Alemania cuanto antes.

Además está visitando a Jonas, Annelise, una vecina de la localidad alemana que está actuando como intérprete entre el niño y las autoridades canarias.

El niño, según ha relatado Annelise, contó que su padre había preparado un picnic por la zona alta de Adeje y les dijo que tenía escondidos regalos de Pascua. Según relató el niño a la improvisada intérprete, ahí fue donde el padre empezó a agredir a su madre. Cuando ella cayó al suelo «muy malherida», empezó a golpear a su hermano mayor.

El delegado del Gobierno en Canarias, Juan Salvador Léon, ha manifestado que la muerte de la mujer de 39 años y de su hijo de 10, se produjo por un ataque con piedras.