GETTY
África

Los abogados de Noura Hussein recurren la pena de muerte

La joven sudanesa fue condenada a muerte por matar a su marido cuando éste la intentó violar de nuevo

Actualizado:

Los abogados de Noura Hussein, la joven condenada a muerte por matar a su marido después de que éste la violara, apelaron el jueves la decisión del tribunal. El pasado 10 de mayo fue declarada culpable de asesinar a su esposo, quien la violó durante su «luna de miel». El Gobierno de Sudán dio 15 días a su equipo legal -plazo que vencía el 25 de mayo- para presentar un recurso o de lo contrario podría ser ejecutada antes de terminar la semana. Según Al-Fateh Hussein, abogado de la joven sudanesa, el tribunal de apelaciones puede tardar meses en tomar una decisión al respecto. Hussein, de 19 años, se encuentra en la prisión de Omdurman desde mayo del 2017.

El caso de Noura ha indignado a la comunidad internacional y numerosas organizaciones como Naciones Unidas y Amnistía Internacional han denunciado la sentencia de la justicia sudanesa. La campaña #JusticeforNoura ha recogido más de un millón de firmas y, según la prensa internacional, el Ministerio de Justicia de Sudán ha recibido más de 150,000 cartas pidiendo clemencia para la joven. «Noura y, de hecho, las mujeres y niñas de Sudán han sido tratadas con demasiada frecuencia como bienes para ser intercambiadas y regaladas como si fueran una propiedad y como si no tuvieran derechos», dijeron en un comunicado los activistas de la campaña Justicia por Noura. A título personal numerosos rostros famosos, como la Top Model Noemi Campell o la actriz británica Emma Watson, han mostrado públicamente su apoyo y condenado la decisión del tribunal.

Nuevos datos sobre el caso

Cuando tenía 16 años, la familia de Noura intentó forzarla a casarse con un primo, a pesar de que el Islam prohíbe el matrimonio sin consentimiento. Entonces la joven, miembro de la tribu Zaghawa de Darful, huyó a casa de una tía que vive a 250 kilómetros de su ciudad, Jartum. Tras vivir con ella tres años, sus familiares la convencieron para que regresara a casa, alegando que los planes de boda se habían cancelado. Sin embargo, Noura fue entregada a su futuro esposo en cuanto regresó. Al negarse ésta a consumar el matrimonio, el esposo la violó con la ayuda de su hermano y unos familiares que la sujetaron durante la agresión. A la mañana siguiente cuando el marido, cuya familia es más rica e influyente que la de la joven, volvió a violarla ella huyó a la cocina y lo apuñaló en defensa propia. Las heridas resultaron fatales.

Según ha podido saber la CNN, en el informe recogido después del fatídico episodio, Hussein presentaba mordiscos en la espalda y arañazos en las manos y brazos, además, en el domicilio encontraron una cama rota. Este mismo medio recoge también que Noura fue amenazada durante su primer interrogatorio por los oficiales que la arrestaron después de que sus propios padres la entregaran a la policía. Tras ser declarada culpable de asesinato premeditado, la familia del novio se negó a aceptar una compensación económica y eligió sentenciarla a muerte.

La adolescente, que soñaba con ser profesora, ha confesado que si era indultada estudiaría derecho para defender a personas oprimidas. Lamentablemente, no se trata de un caso aislado: en algunos países africanos el matrimonio forzado es la realidad de muchas mujeres e incluso niñas y los derechos de la mujer son papel mojado. En Sudán, donde la edad legal para casarse son los 10 años, casi una de cada tres mujeres se casan antes de cumplir los 18 años, y la violación conyugal no es ilegal. Se trata de una sociedad profundamente patriarcal que no trata a las mujeres en igualdad de condiciones que a los hombres.

Matrimonios infantiles

Más de 20,000 niñas menores de edad se casan todos los días, muchas de ellas lo hacen con tan solo 10 años. Sus esposos suelen ser mucho mayores, lo que las expone a la violencia doméstica, el abuso y la violación. Además, con el matrimonio infantil forzado se acaban los sueños de las jóvenes (normalmente abandonan los estudios al casarse) y la maternidad a edades tempranas puede conllevar serias consecuencias para su salud. La organización Save the Children denunció recientemente que una niña menor de 15 años se casa cada siete segundos en el mundo y una menor de 18 años, cada dos segundos. Otro demoledor dato es que se estima que 100 millones de niñas de todo el mundo no están protegidas por las leyes de su país contra esta práctica tan habitual en África Central y Occidental, donde alrededor de 1 de cada 4 adolescentes están casadas. El 40% de las niñas más pobres de Nigeria se casaron antes de los 15 años; mientras que en Sudáfrica el 6% de las niñas se casan antes de los 18 años. En Sierra Leona, el cierre de las escuelas debido al brote de ébola (2014 y 2016) provocó alrededor de 14,000 embarazos de adolescentes.

La comunidad internacional quiere poner fin al matrimonio infantil para el año 2030. Países como Zimbabue ya han movido ficha; el Tribunal Constitucional del país emitió en 2016 una decisión histórica: prohibir todos los matrimonios menores de 18 años.