¿Qué es la virginidad?
La sexualidad es objeto de interés y numerosos prejuicios - Peter Drier

¿Qué es la virginidad?

Varios expertos la definen como un concepto social que ha perdido valor y no como una realidad física

Actualizado:

Lejos de ser un asunto sencillo, la sexualidad humana suele estar rodeada de prejuicios e imposiciones culturales que la convierten en materia interesante no solo para médicos o psicólogos, sino también para sociólogos y antropólogos.

Pero más allá de esas tradiciones y creencias, ¿qué es realmente la virginidad? Según explica el sexólogo y psicólogo Antoni Bolinches, «es un concepto que depende de haber tenido o no relaciones» y que no tiene que ver con la integridad del himen, ya que este puede romperse en situaciones cotidianas o incluso no romperse durante la primera relación.

Un producto social

Para el Doctor en Antropología Social Óscar Guasch, «la virginidad es un producto social [...] que se edifica sobre una realidad corporal». En su opinión, el concepto de virginidad surgió para «controlar el cuerpo de la mujer y para garantizar que la descendencia es "realmente" del primer varón que tiene relaciones con la mujer virgen». Y opina que a día de hoy «la virginidad ha perdido valor porque el sexo y los cuerpos han dejado de ser espacios semi-sacros».

Bolinches coincide en considerar que la virginidad ha perdido valor: «Mientras que hace tres generaciones la inercia social llevaba a conservarla, ahora hay una presión social para perderla». Según dice, «hay chicas preocupadas por no haber tenido relaciones a la edad a la que se supone que tienen que hacerlo. Y también pasa con los chicos».

El ginecólogo Ezequiel Pérez Campos, de la Fundación Española de Contracepción, también afirma que «la virginidad es un concepto social» y le resta valor: «los jóvenes ya no tienen ese prejuicio, lo consideran una pequeña molestia en el inicio de sus relaciones».

¿Un tesoro?

Sin embargo, señala que existen variantes culturales a este concepto de virginidad. Así por ejemplo, destaca que «en algunas culturas la desfloración es un hecho especialmente estimulante, y que por ello las "geishas" eran más cotizadas si eran vírgenes». En España, aparte de «la ceremonia gitana del pañuelo», explica que hay operaciones de «reconstrucción del himen», pero según él, estas son especialmente frecuentes en Brasil y Estados Unidos.

Y concluye: «hay que seguir educando sexualmente, para quitarle a la virginidad la carga de misterio, los tabúes y las sensaciones negativas» pues, según él, se trata de un «hecho fisiologico y normal, como la propia sexualidad».