Así se formó el tifón Haiyán de Filipinas
Un niño pide ayuda a los automovilistas en una zona devastada por el paso tifón Haiyan en la localidad de Borbon, en la provincia de Cebu (Filipinas) - EFE

Así se formó el tifón Haiyán de Filipinas

Ha sido el sistema tropical más fuerte que ha tocado tierra desde que se tienen datos

Actualizado:

La madrugada del viernes 8 de noviembre, será recordada en Filipinas como una de las más oscuras de toda su historia. El súper tifón Haiyán, de categoría 5, dejó a su paso 10000 víctimas mortales.

La destrucción de ciudades costeras, como Tacloban, ha sido prácticamente total, y no es de extrañar, puesto que Haiyan ha sido el sistema tropical más fuerte que ha tocado tierra desde que se tienen datos. Tres horas antes de impactar sobre Filipinas, el Centro de Avisos de Tifones (JTWC) evaluó vientos sostenidos de 314km/h con rachas de hasta 378km/h, superando así los 306km/h de viento con los que el Huracán Camille, toco tierra en el año 1969.

Cronología de la catástrofe

El día 2 de noviembre, el Centro de Aviso de Tifones (JTWC) puso en seguimiento una serie de tormentas que se encontraban en las inmediaciones de la Micronesia. La altísima temperatura del océano Pacífico, que rondaba los 30 grados en esta zona, y los débiles vientos dominantes en capas altas de la atmósfera, provocaron que Haiyan se organizase muy rápidamente y que pudiera alcanzar el estatus de tifón el 5 de noviembre.

Desde el momento de su formación, la inmensa mayoría de modelos meteorológicos que se usan para seguir este tipo de sistemas tropicales, tenían dos cosas muy claras, y eran que Haiyan iba a impactar contra Filipinas y que lo iba a hacer al menos como un súper tifón de categoría 4. El pronóstico fue bastante acertado desde el primer instante, aunque Haiyan se fortalecía a una velocidad superior a la prevista y el miércoles 6 de noviembre fue catalogado como un súper tifón de categoría 5, con unos vientos sostenidos que, en su centro, eran de 270km/h.

Aunque las graves consecuencias que Haiyan traería sobre Filipinas ya se intuían desde jornadas atrás, en este momento estaban totalmente confirmadas, puesto que la caída tan brusca de la presión que produce un tifón de categoría 5, unida a los vientos de más de 270km/h, traerían como resultado un oleaje superior a los 15 metros. Las ciudades situadas al nivel del mar debían ser completamente evacuadas, pero por algún motivo no fue así.

Según avanzaban las horas, Haiyan iba ganando más fuerza y si quedaba alguna esperanza, era que este súper tifón se desplazaba a una velocidad bastante rápida, de 40km/h, por lo tanto aunque se sabía que los destrozos iban a ser incalculables, se esperaba que cruzase el archipiélago Filipino en unas pocas horas. Así fue, aproximadamente a las 08:00 am del 8 de noviembre, poco más de 3 horas después de tocar tierra por primera vez en Filipinas, Haiyan había rebasado el país e ingresaba en aguas del Mar de la China, dejando a su paso una huella que difícilmente se borrará con el paso de los años.