La contaminación dispara los casos de cáncer en China
afp

La contaminación dispara los casos de cáncer en China

Las muertes por cáncer de pulmón han aumentado un 56% en la ciudad de Pekín entre 2001 y 2010

Actualizado:

Puede que China sea el mejor país del mundo para los extranjeros que, a tenor de una encuesta del banco HSBC, ganan 5.000 euros al mes, pero no para una niña de la provincia de Jiangsu que, con sólo ocho años, ya sufre un cáncer de pulmón. Según el doctor Feng Dongjie, el médico que la trata en el Hospital Oncológico de Nankín, dicho tumor se debe a la contaminación porque la pequeña, cuyo nombre ha sido desvelado, vive cerca de una carretera muy transitada y ha estado respirando partículas tóxicas y polvo desde que nació.

Tal y como informó el Servicio de Noticias de China, la desgraciada niña se ha convertido en la paciente más joven con cáncer de pulmón, una enfermedad extremadamente rara entre los más pequeños porque no suele aparecer, de media, hasta los 70 años. Su caso vuelve a poner de manifiesto el doloroso coste humano que está pagando China por el frenético desarrollismo urbanístico e industrial que ha traído su extraordinario crecimiento económico de las tres últimas décadas.

En Pekín, que ayer volvía a estar cubierta por una nube de polución muy dañina para la salud, las muertes por cáncer de pulmón se han disparado un 56% entre 2001 y 2010. Dicho cáncer, que copa una quinta parte de todos los tumores diagnosticados en la capital china, ya es la primera causa de muerte entre los hombres y la segunda, tras el de pecho, en las mujeres.

La Organización Mundial de la Salud, que el mes pasado relacionó la contaminación con el cáncer de pulmón, calculó en 2010 que la insalubridad del aire se cobraba en todo el planeta 1,2 millones de vidas. Entre 140.000 y 223.000 muertes se debían directamente al cáncer de pulmón, que es el más común en Asia junto al de estómago e hígado.

Durante el pasado fin de semana, el doctor Hao Xishan, uno de los oncólogos más reputados del país, aseguró en una conferencia que China ya tiene el 20 por ciento de todos los casos de cáncer diagnosticados en el mundo. Junto a dicho tumor, los de hígado, estómago, esófago, colon, útero, pecho y tracto respiratorio se cobran el 80 por ciento de las vidas en el país, pero no por igual.

Hace varios meses, un estudio de la Academia Nacional de Ciencias descubrió que la esperanza de vida en el norte de China es cinco años y medio más baja que en el sur debido a las partículas tóxicas que flotan en el aire por la quema de carbón para producir electricidad en las plantas térmicas y por las calderas de la calefacción. Entre ellas destacan las peligrosas partículas inferiores a 2,5 micras de diámetro (PM 2.5), tan pequeñas que se cuelan en los pulmones y provocan serias enfermedades respiratorias y tumores.

El carbón y el humo, principales causas

Aunque la principal causa de la polución que sufre China es el carbón y el humo de sus fábricas en su industrializada costa, las emisiones de los 240 millones de coches que circulan por sus carreteras forman el 34 por ciento de las partículas PM 2.5, según los cálculos del investigador Michael Walsh, antiguo responsable del Consejo Internacional para el Transporte Limpio, publicados por la revista «Caixin». En Pekín, las emisiones de los tubos de escape de los coches originan el 22 por ciento de dichas partículas, seguidas del 17 por ciento que provoca el carbón y el 16 por ciento del polvo que levantan las obras.

Antes incluso de que se enciendan las calderas de carbón este otoño, grandes ciudades del noreste de China han quedado cubiertas por una espesa niebla de contaminación («smog»). En el sur, mientras tanto, el humo de las fábricas en la provincia de Cantón ha llegado incluso a ocultar los cielos azules y el sol radiante de la isla tropical de Hainan, disparando todas las alarmas por el gravísimo problema de la polución que ha traído el «milagro económico» chino.