Benedicto XVI sigue respondiendo las cartas que le llegan a Mater Ecclesiae
Benedicto XVI sigue respondiendo las cartas que le llegan a Mater Ecclesiae - efe

Benedicto XVI escribe sobre Jesucristo y la ciencia a un matemático italiano ateo

Explica que las ciencias teológicas o las sociales tiene métodos distintos de la matemática

Actualizado:

Benedicto XVI está en muy buena forma, tanto física –para una persona de 86 años- como, sobre todo, intelectual. En su residencia Mater Ecclesiae en los Jardines Vaticanos recibe visitas, lee muchas horas cada día y escribe muchas cartas que, de ordinario, los destinatarios no dan a la prensa.

El matemático ateo italiano, Piergiorgio Odifreddi, en cambio, le pidió permiso para publicar su carta en un diario romano y, al parecer, el Papa emérito se lo ha dado. Se trata de una larga respuesta a un ensayo del matemático italiano sobre la Introducción al Cristianismo, de Joseph Ratzinger.

El elemento central de la respuesta de Benedicto XVI es que Jesucristo fue, más allá de toda duda, un personaje histórico, por eso indica a Odifreddi que «lo que usted dice sobre la figura de Jesús no está a la altura de su rango científico. Si dice que no se sabe nada de Jesús como figura histórica le invito a volverse más competente desde el punto de vista de historiador».

El Papa emérito le sugiere leer «los cuatro volúmenes que Martin Hengel, exegeta de la Facultad de Teología protestante de la Universidad de Tubinga, ha publicado junto con María Schwemer. Es un ejemplo excelente de precisión histórica y de amplísima información histórica».

Joseph Ratzinger, que siempre ha dado ejemplo de diálogo con ateos y no creyentes, dedica buena parte de su respuesta a salir al paso de una opinión, quizá demasiado ligera del matemático italiano: «Usted me hace notar que la teología sería ciencia ficción».

El Papa le recuerda que cada disciplina científica tiene su propio método, «según la particularidad de su objeto». Así, el método de las ciencias matemáticas es distinto de las ciencias jurídicas o las ciencias históricas.

Joseph Ratzinger afirma que «una función importante de la teología es la de mantener la religión ligada a la razón», y recuerda que en su diálogo con el filósofo alemán Jürgen Habermas, «he mostrado que existen patologías de la religión y –no menos peligrosas- patologías de la razón».

Abusos a menores

Respecto al abuso de menores por parte de sacerdotes, que el matemático cita en su análisis, el Papa responde que «solo puedo constatarlo con profunda consternación. Jamás he intentado ocultar estas cosas. Tampoco es para mí un consuelo saber que, según la investigación sociológica, el porcentaje de sacerdotes culpables de estos delitos no es mayor que el de otras categorías profesionales similares».

Sin que eso disculpe el mal, Benedicto XVI le invita a ver, al mismo tiempo, la gran cantidad de actividades de ayuda y de asistencia que el cristianismo ha puesto en marcha a lo largo de veinte siglos. En definitiva, a ver el mal donde lo hay pero a ver igualmente el bien donde lo hay, que es justamente la actitud del científico.

En su despedida, el Papa emérito reconoce que «mi crítica a su libro en parte es dura, pero el diálogo es parte de la franqueza. Sólo así puede avanzar el conocimiento. Usted ha sido muy franco y, por lo tanto, aceptara que yo también lo sea».