Benedicto XVI: «Vivo como un monje. Rezo y leo. Estoy bien»
El Papa Francisco y Benedicto XVI durante su encuentro en Castel Gandolfo el pasado 23 de marzo - afp

Benedicto XVI: «Vivo como un monje. Rezo y leo. Estoy bien»

Confirma su «perfecto acuerdo teológico» con el Papa Francisco sobre la pobreza

Actualizado:

Benedicto XVI sigue delgado y un poco encorvado, como se le vio durante la visita del Papa Francisco el 23 de marzo a Castel Gandolfo, pero se mantiene «lúcido, divertido y lleno de buen humor», según afirmó el escritor alemán Manfred Lütz después de un encuentro de media hora en la residencia del antiguo monasterio «Mater Ecclesiae» en los Jardines Vaticanos.

«Vivo como un monje. Rezo y leo. Estoy bien», manifestó el Papa emérito según el relato del encuentro publicado en el Bild Zeitung. El escritor alemán, que estudió medicina y teología, conoce a Joseph Ratzinger desde hace treinta años y acaba de publicar un libro con su compatriota el cardenal Paul Josef Cordes, presidente emérito del Pontificio Consejo «Cor Unum», titulado «La herencia de Benedicto y la misión de Francisco: desmundanización».

El cardenal Cordes y Manfred Lütz exponen en su libro la perfecta continuidad entre el magisterio de Benedicto XVI sobre la pobreza de la Iglesia, manifestado sobre todo en un extenso discurso a la Iglesia de Alemania en su viaje de septiembre del 2011, y el testimonio personal del Papa Francisco. Según Lütz, Benedicto XVI le comento que «desde el punto de vista teológico estamos perfectamente de acuerdo».

Tanto el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, como el sacerdote Georg Ratzinger, hermano del Papa emérito, habían explicado que Benedicto XVI está envejecido pero bien de salud.

Algunas personas que le han visito estas últimas semanas afirman que el traslado a su residencia definitiva en los Jardines Vaticanos le está sentando muy bien. Benedicto XVI dedica la mayor parte del día a rezar y estudiar, y por el momento solo está escribiendo algunas cartas personales. Limita al máximo las visitas, en la línea anunciada de «retirarse del mundo» para dejar toda la visibilidad a su sucesor.