La crisis dispara un 8% la pobreza en España
La pobreza ha aumentado un 8% desde que empezó la crisis - abc

La crisis dispara un 8% la pobreza en España

El escenario es especialmente dantesco en comunidades como Canarias (21%), la Comunidad Valenciana (18%) o Andalucía (16%) donde la tasa de pobreza duplica la media nacional

Actualizado:

Los niveles de pobreza en España han aumentado un 8% desde el inicio de la crisis, desde 2006 hasta el 2011, siendo el desarrollo humano un 4,4% menor que si no hubiera habido recesión. Sin embargo, la «diversidad» entre comunidades autónomas en cuanto a las cifras de pobreza y desigualdad se ha acentuado hasta llegar incluso a duplicarse.

Así se desprende del informe 'Desarrollo humano y pobreza en España y sus comunidades autónomas' elaborado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) y la Fundación Bancaja, que ha sido presentado este miércoles en Valencia por sus autores, la catedrática de la Universidad de Alicante y el catedrático de la Universidad Pablo de Olavide Antonio Villar, junto al vicepresidente de la Fundación, Javier Quesada.

El estudio recoge el nivel de desarrollo humano, un 4,4 por ciento menor que si no hubiera estallado la crisis, y el bienestar material, que se ha visto duramente afectado con una caída del 13,7 por ciento para el conjunto de España. Además, aunque el impacto sobre los índices de educación y salud se ha atenuado, y en el período analizado no se han visto influido. No obstante, los expertos advierten que, de prolongarse la actual situación económica, también podrían verse afectados, como ya ha sucedido en Grecia o Rusia.

Las comunidades más afectadas son Canarias (21%), la Comunidad Valenciana (18%) o Andalucía (16%), cuyo índice de pobreza duplica incluso la media nacional. En cambio, las comunidades con los mejores datos son Navarra (-9%), País Vasco (-2%) o Madrid (4%). Por otra parte, regiones como Castilla y León, Galicia, Madrid, Cataluña y País Vasco han disminuido la desigualdad frente a las demás, en las que ha aumentado y el desarrollo humano ha caído respecto a un escenario sin recesión. De no haber crisis, este índice hubiera sido un 4,4% mayor para el conjunto de España, siendo Andalucía donde la caída ha sido mayor (6,4%) y Cataluña la mínima (2,7%).

En cualquier caso, se observa una "inercia" en la posición relativa de las autonomías y la ordenación prácticamente no cambia a lo largo del tiempo. El informe --que se basa en variables de bienestar material, educación y salud-- muestra cómo los primeros años de la crisis han afectado fundamentalmente al bienestar material, calculado a partir de la renta, que se «resiente» con una caída del 13,7% de media estatal, con picos en Andalucía (20,4%) y Cataluña (8,4%).

En este punto, los expertos han querido puntualizar las diferencias entre la percepción y los datos, ya que, comparativamente, las cifras arrojan resultados algo mejores que en los años anteriores 2006. En los años del 'boom', las rentas se incrementan rápidamente y es a partir de 2008 cuando se produce una caída importante. Por el momento, los otros dos índices utilizados en el cálculo del desarrollo humano (salud y educación) no se han visto alterados, en el período estudiado. De hecho, una primera reacción al desempleo ha sido el aumento de los índices de matriculación, lo que ha mejorado la variable educativa, ya que ante la dificultad de encontrar empleo, se opta por seguir estudiando.

"Pero la variable de salud se verá afectada si el sistema sanitario público sufre un deterioro importante y la pobreza se extiende", alerta el informe. "Si el período de crisis se prolonga la tendencia previsible es de un mayor deterioro del bienestar material, un ligero deterioro de la variable de salud y un ligero repunte en educación". Un escenario que dibuja el "fuerte crecimiento" de la tasa de parados de larga duración, que según datos de este mismo año, "se ha multiplicado por siete entre 2006 y 2013" y "la situación empieza a ser muy seria".

"Recortes indiscriminados y horizontales"

Ante esta situación, se están llevando a cabo "recortes indiscriminados" de forma "horizontal" han criticado los expertos. A su entender, esto "nos está retrasando de salir de la crisis porque no podemos mantenerlo todo con menos dinero" y habría que hacer recortes "selectivos", "pensando realmente qué produce más" para cambiar el sistema productivo y salir con "estructuras más potentes". "Pero eso es más difícil de hacer y de vender", han lamentado, y se ha abogado por recortar por todas partes. Los expertos han querido destacar el "entorno estable" de la estructura social y familiar en España que "está haciendo que se soporte mejor" la crisis. El núcleo familiar se comporta en este país como "un verdadero grupo supliendo las carencias" y "evitando un mayor conflictividad social", han resaltado.

«Problemas muy serios en Valencia»

La pobreza en la Comunidad Valenciana desde 2008 ha aumentado un 18 por ciento, diez puntos más que la media nacional, situada en un 8 por ciento. La región se encuentra de este modo en la segunda posición de comunidades autónomas con crecimientos máximos, por detrás de Canarias.

Los datos pertenecen a los informes de Desarrollo humano y pobreza en España y sus comunidades autónomas, elaborados por la Fundación Bancaja y el Ivie y en el que han participado los investigadores Carmen Herrero y Antonio Villar. En ellos se refleja cómo en los primeros años de crisis la diferencia entre las regiones ha aumentado considerablemente.

Así, el índice de pobreza humana se sitúa en la Comunidad en un 0,10 por ciento en 2011, a diferencia de lo que ocurría en 2006, cuando se situó por debajo del 0,05 por ciento. Aunque los datos corresponden hasta 2011, los investigadores apuntan que desde este año hasta 2013 el porcentaje de personas pobres podría haber aumentado en un 2 por ciento. El aumento de la pobreza económica de forma pronunciada se debe a la acumulación del efecto de pérdida de renta y del incremento del desempleo de larga duración.

La tasa de paro de larga duración (más de un año desempleado), que mide la exclusión social, se ha multiplicado por 7 entre 2006 y 2013, y es más relevante en Canarias, Andalucía y Comunidad Valenciana (con más de 0,8 por ciento).

En cuanto al índice de desarrollo humano (IDH), es un 3,4 menor, un punto por debajo de la media nacional. El impacto de este último en la región ha sido menor debido a que ha caído el PIB pero la desigualdad se ha mantenido.

El bienestar material también se resiente con una caída del 10,05 en la región, aunque los otros dos factores utilizados en el cálculo de desarrollo humano (la educación y la salud) se mantienen, ya que sería preciso un período más largo de crisis para que se vieran afectados. Según explican los autores de los informes, la variable de salud se vería resentida «si el sistema sanitario sufre un deterioro importante y la pobreza se extiende». Por su parte, la de educación ha mejorado, ya que «una primera reacción al desempleo ha sido el aumento de las matriculaciones, lo que prolonga la edad de estudio».

Mientras la Comunidad Valenciana ha estado históricamente por encima de la media en las variables de esperanza de vida, años esperados de educación y PIB, los investigadores indican que en este momento únicamente se mantienen las dos primeras, puesto que la caída de la renta es lo que ha provocado que la región se encuentre por debajo de España en cuanto a desarrollo humano. «Esto está directamente relacionado con la estructura productiva. La Comunidad ha sido más dependiente de la construcción y la hostelería que otras zonas, por lo que ha salido especialmente perjudicada con la crisis», señalan.