«Me reconcilié, doy por cerrado el caso»
Franz Jalics - afp

«Me reconcilié, doy por cerrado el caso»

Jalics, el jesuita secuestrado por la Junta desea al Papa un buen pontificado

Actualizado:

Franz Jalics, secuestrado en 1976 cuando Jorge Bergoglio era Provincial de Buenos Aires y actualmente retirado en la pequeña localidad bávara de Wilhelmsthal, junto a Kronach, «está en paz» con el Papa Francisco, ya que «aclaró en su momento esa cuestión» indicó a Efe Thomas Busch, portavoz de la orden jesuita en Alemania. «Hizo las paces, están en paz», insistió esa fuente, quien confirmó que el sacerdote está en Hungría -su país natal- y no prevé regresar a Alemania hasta el 10 de mayo, para remitirse luego a la declaración del propio Jalics, difundida en la página de internet de la orden.

«Deseo al Papa Francisco la bendición de Dios en su Pontificado», expresa el sacerdote en ese comunicado, que empieza recordando la época en que ejerció en una chabola, donde fue secuestrado en 1976 y torturado durante meses por la dictadura.

«Desde 1957 vivía en Buenos Aires», empieza el sacerdote, nacido en 1927 en Budapest, para explicar a continuación que en 1974, «por voluntad interna», decidió ejercer su tarea evangélica en medio de «la horrible miseria», en ese barrio bonaerense y con permiso de Bergoglio.

Cinco meses atado

Jalics recuerda que la Junta argentina desató una situación «similar a una guerra civil», que en dos años asesinó a 30.000 personas, incluidos «inocentes», y afirma que en su chabola no tuvieron contacto «ni con la guerrilla» ni con los militares. La Junta cayó sobre ellos tras la desaparición de uno de sus colaboradores durante nueve meses, sí vinculado con la guerrilla, que probablemente bajo tortura puso a los sacerdotes en situación comprometida por sus declaraciones.

Ahí se produjo su detención, un interrogatorio durante cinco días, en el que aparentemente sus torturadores admitieron su declaración de inocencia, pese a lo cual, según su relato, siguieron cinco meses más de secuestro, «con los ojos vendados y atados».

Jalics afirma no poder hacer «declaración alguna» sobre el papel que Bergoglio pudo haber desempeñado en ese periodo, explica que tras su liberación dejó Argentina y añade que años después, siendo éste arzobispo de Buenos Aires, pudieron hablar «de lo ocurrido».

El jesuita se refiere ahí al viaje realizado por invitación del arzobispado bonaerense a la capital argentina, donde se produjo esa larga conversación a la que aludía el portavoz alemán de la orden, cuyo contenido no revela. «Me concilié con todo lo ocurrido y lo di por cerrado», apunta al respecto el religioso, quien fue secuestrado junto con el también jesuita Orlando Yorio. Yorio falleció en 2000 en Uruguay, mientras que Jalics se trasladó a vivir a Alemania en 1978 y ahí escribió un libro sobre meditación desde su retiro espiritual, situación en la que sigue.

La cuestión de la presunta colaboración del Papa Francisco con la Junta fue abordada ya años atrás por el periodista argentino Horacio Verbistky y ahora resurgió tras la elección del Pontífice. El propio Bergoglio contestó a las acusaciones en 2010, en el libro «El jesuita» y rechazó tal colaboración.

Jalics, de 83 años, lleva una existencia de retiro en la mencionada población bávara y su viaje a Hungría había sido planeado tiempo atrás. El portavoz de la orden insistió en que el jesuita no se ha «escondido» para evitar el revuelo mediático y que su viaje no tiene nada que ver con la elección del Papa.