Mater Ecclesiae, el monasterio donde el Papa vivirá el resto de sus días
El Monasterio Mater Ecclesiae - vaticanstat.va

Mater Ecclesiae, el monasterio donde el Papa vivirá el resto de sus días

Se desconoce por el momento quiénes residirán con el ahora Santo Padre

Actualizado:

Según ha confirmado el portavoz de la Sala de Prensa del Vaticano, el padre Federico Lombardi, una vez que Joseph Ratzinger abandone el papado, vivirá en el convento de monjas de clausura Mater Ecclesiae, que se encuentra dentro de los muros del Vaticano. Según ha explicado el sacerdote jesuita, el edificio, actualmente vacío ya que las religiosas se han trasladado a otro lugar, está siendo reformado para acoger al Pontífice alemán. Lombardi ha añadido que se desconoce por el momento quiénes vivirán en el convento con el ahora Santo Padre.

Mater Ecclesiae, que actualmente está siendo rehabilitado, fue construido en 1992 por deseo del predecesor de Benedicto XVI, Juan Pablo II, y se encuentra en una zona apartada de los jardines vaticanos. El edificio consta de cuatro plantas y entre el segundo y tercer piso hay doce celdas monásticas, mientras que en la parte baja del edificio se hallan el refectorio, la cocina y la enfermería, entre otras dependencias.

El edificio, en una zona apartada de los jardines vaticanos, está siendo rehabilitado

La parte de nueva construcción tiene dos niveles y cuenta con una superficie de 450 metros cuadrados, que alberga la capilla y el coro, así como una la biblioteca en la planta superior. La única decoración con la que cuenta el edificio son las vidrieras artísticas y las decoraciones sacras, con motivos de inspiración contemplativa.

Con la construcción de este edificio, se cumplió el deseo de Juan Pablo II de contar con un espacio que acogiera un convento internacional para la vida contemplativa, en el que las monjas pudieran rezar por el Papa y por la Iglesia. En los últimos veinte años se han alternado en este convento diferentes órdenes de monjas de clausura, primero las clarisas, después las benedictinas y las visitadoras, que en noviembre de 2012 tuvieron que dejar el monasterio debido a los trabajos de reestructuración.

En los jardines de Mater Ecclesiae pueden hallarse limoneros con los que las monjas elaboran mermelada y licores. En el huerto, rodeado por la paredes de la Muralla Leonina, las monjas de clausura cultivan frutas y verduras con métodos puramente ecológicos. De hecho, Benedicto XVI ya se alimenta de estos productos biológicos.

Primero, Castel Gandolfo

Antes de pasar a residir en el convento Mater Ecclesiae Benedicto XVI se trasladará a la residencia papal de Castel Gandolfo cuando comience la Sede Vacante, es decir, el tiempo que transcurre desde que un Papa fallece -o renuncia, como ha anunciado Benedicto XVI- hasta que se elige al sucesor. La residencia de Castel Gandolfo se encuentra a una treintena de kilómetros al sur de Roma.

El edificio, del siglo XVII, fue diseñado por Carlo Maderno para el Papa Urbano VIII. Sin embargo, el primer pontífice en vivir en el complejo fue Clemente VIII. Desde la firma del Tratado de Letrán con el Estado italiano -que entonces dirigía Benito Mussolini- el lugar posee derechos de extraterritorialidad.