El test Epicup ha sido desarrollado por Idibell y laboratorios Ferrer
El test Epicup ha sido desarrollado por Idibell y laboratorios Ferrer - ABC

Primer test para detectar tumores de origen desconocido

De desarrollo español, evita que el paciente sea tratado a ciegas lo que podría duplicar la supervivencia

MADRIDActualizado:

Hay tumores que cuando dan la cara están tan diseminados por todo el organismo que resulta difícil saber en qué órgano comenzó la enfermedad. En la mayoría de los casos, no se pueden identificar ni con PET ni TAC ni con otras pruebas de imagen o de anatomía patológica..

Este tipo de cánceres se clasifican como tumores de origen desconocido. Afortunadamente, esto solo sucede entre el 5 y el 10 por ciento de los casos. Pero cuando ocurre resulta muy difícil proporcionar un tratamiento personalizado para el paciente. «Como no se sabe de qué tipo de tumor se trata, la supervivencia de estos pacientes es muy limitada», señala Manel Esteller, director del programa de epigenética y biología del cáncer del Idibell, el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge.

Fin a la incertidumbre

En este centro catalán, en colaboración con los laboratorios Ferrer, se ha desarrollado un test que pondría fin a la incertidumbre de estos enfermos oncológicos. La nueva herramienta diagnóstica se llama Epicup y es el primer test epigenético que se desarrolla específicamente para este fin.

El grupo de Esteller ha puesto a prueba el análisis con un banco de 10.500 muestras de tejido de enfermos con metástasis. Los resultados, que se acaban de publicar en la revista médica «The Lancet Oncology», respaldan su eficacia. «Hasta ahora con todas las pruebas de diagnóstico posible solo se averiguaba el origen del 25% de los tumores de origen desconocido, con Epicup llegamos hasta el 90% de los casos. Cubrimos todos los tipos tumorales originados en cada tejido del cuerpo humano y proporcionamos una orientación terapéutica sobre cuál será el mejor tratamiento para ese paciente», indica a ABC el investigador del Idibell.

Fotografía del epigenoma

La fotografía del epigenoma que hace el test permite saber si el tumor pertenece a la familia del cáncer de páncreas, de pulmón, de colon, de mama... El estudio de Lancet demuestra que si el paciente recibe una terapia específica para el tumor que padece y no es tratado «a ciegas», su supervivencia puede llegar a duplicarse.

El test tendría un coste similar al de otros análisis genéticos rutinarios.