TEB

China presenta el autobús del futuro que circulará por encima de los atascos

Con capacidad para transportar a unos 1.200 pasajeros, el particular diseño acaba de ser presentado en una feria de tecnología de Beijing

Actualizado:

En Pekín quieren reducir los atascos como haga falta. De hecho, han ideado un concepto de vehículo diseñado para flotar por encima de las calles congestionadas de tráfico, en aras de lograr que en las mayores ciudades del país se reduzca la cantidad de vehículos «atravesados» en la calzada y sin movimiento.

Una empresa del país ha adelantado diseños futuristas como un autobús contaminación, capaz de deslizarse y eludiar la pesadilla de los atascos urbanos por los que China es tan conocida.

El bosquejo de lo que será el denominado «Autobús Tránsito Explora» o TEB se presentaron a principios de este mes en una exposición de la tecnología en la capital china. El también llamado de forma más coloquial «bus a caballo», inspirado en películas como «Blade Runner», tiene un soporte de dos patas que se desplazan sobre carriles y que se ponen al borde de la carretera, para sortear los coches de en medio de la carretera.

Esas piernas permiten que el TEB haga una gigantesca figura y se deslice por encima del punto muerto a velocidades de hasta 60 km por hora. De igual modo, los vehículos que no superen los dos metros de altura podrán ser conducidos libremente debajo del autobús, incluso cuando éste se encuentra parado.

«La mayor ventaja es que el autobús ahorrará un montón de espacio de la vía», señaló a la agencia oficial de noticias china Xinhua el ingeniero jefe del proyecto, Song Youzhou.

Según este ingeniero, su autobús es capaz de transportar hasta 1.400 pasajeros, se podría hasta recortar un 20% el precio de un tren subterráneo y rodar mucho más rápidamente, ya que, según su opinión, la infraestructura de apoyo es relativamente simple. Con un TEB podría llegar a sustituir a 40 autobuses convencionales, afirmó.

El ingeniero cuenta que un prototipo ya se ha puesto en marcha en las calles de Qinhuangdao, una ciudad costera a unos 300 kilómetros al este de Pekín, el pasado vernao. El proyecto ha sido recibido con gran anticipación en China, donde los atascos de tráfico han crecido a medida que el país superó a Estados Unidos en el liderazgo del mayor parque automovilístico en tierra, en el año 2009. Solo el pasado año en China se vendieron más de 21,1 millones de vehículos de pasajeros.