Odegaard no sintió presión al ser presentado; confía en su calidad y no teme el futuro juicio mediático mundial
Odegaard no sintió presión al ser presentado; confía en su calidad y no teme el futuro juicio mediático mundial - óscar del pozo
real madrid

Así será el Real Madrid de 2020

Los fichajes de Lucas Silva, Odegaard, Asensio y Peeters consolidan la política de formar en la casa a las estrellas del futuro

Actualizado:

Martin Odegaard (16 años), la joya de la corona de la próxima década, fue presentado ayer como nuevo futbolista del Real Madrid. Lucas Silva (21), medio centro polivalente, técnico y fuerte, será la próxima adquisición. Marco Asensio (19), un media punta de regate y toque, firmó en el otoño y se quedó cedido en el Mallorca. Mink Peeters (16), un mediocampista de calidad, un genio, vino en el verano para militar en el juvenil A. Estos cuatro nombres encabezan actualmente la filosofía de futuro del Real Madrid: contar con los grandes talentos jóvenes del fútbol español y europeo para formarlos en Valdebebas, darles todas las condiciones físicas, médicas y alimenticias para triunfar y quitarles inmediatamente la presión de jugar en este club con el fin de convertirlos en figuras en el plazo de dos o tres temporadas.

Es una política que Florentino Pérez potenció a partir de su segunda andadura presidencial, en 2009. El club opina que los futbolistas jóvenes tienen más ilusión por triunfar y ganar. El objetivo es ficharlos con muy poca edad para explotar muy pronto todas sus cualidades y que las exhiban en el Real Madrid.

Los fichajes de Isco, Kroos, James, Carvajal, Varane, Bale e Illarrase enmarcan también en esa planificación a medio y largo plazo. Una visión en la que también entra Denis Dmitriyevich Cheryshev, que ha encontrado su máximo rendimiento en el Villarreal y espera regresar al primer plantel blanco. También pensaba regresar Casemiro, cuyo funcionamiento en el Oporto e excelente, aunque la llegada de Lucas Silva le cierra puertas. El esperado fichaje de Reus se suma a esa política.

Odegaard ha batido todas las plusmarcas de precocidad. Con 16 años se ejercitará con el primer equipo. ¿Quién es Martin Odegaard?. Es un artista. Posee una zurda de oro. Su regate enfada a los rivales, engaña, porque levanta el balón cuando le entran, o se lo cambia de bota con una velocidad vertiginosa. Es un provocador. Su regate incita al defensa. No parece noruego, parece brasileño. Tiene una zurda magistral para driblar. Maneja el balón como un malabarista y la respuesta a su «baile» es hacerle entradas con alevosía. Es un fichaje de cantera con tintes de estrella.

A los quince años debutó en la selección absoluta de su país, hecho que supuso una plusmarca de precocidad. También ha sido el jugador más joven en debutar y marcar en la Liga noruega. Ha sido pretendido por el Bayern, el Liverpool, el Arsenal y el Barcelona, que ha intentado torpedear su contratación por el Real Madrid hasta el penúltimo día.

El centrocampista es uno de los chavales con mayor talento del fútbol mundial. Su clase es reconocida en todos los clubes que han analizado su adquisición. Jugador hasta hace dos días del Stromsgodset, cumplió 16 años el 17 de diciembre y desde ahora se entrenará con el campeón de Europa. Trabajará diariamente con la plantilla de Ancelotti y alternará también con el Castilla de Zidane, que será el equipo donde jugará habitualmente. Pero el objetivo está definido: tendrá minutos con el primer equipo dentro de poco tiempo. Será integrado con mimo, sin prisa pero sin pausa. Y en la próxima campaña puede dar el salto definitivo al primer plantel. Hará la pretemporada y después el técnico decidirá si se queda o continúa otro año de progresión en otro sitio.

¿Por qué eligió Odegaard el club madrileño? Por su filosofía del fútbol de clase. El Bayern le ofrecía más dinero, 16 millones en cinco años. Pero su calidad casaba más con el juego del conjunto español. Zinedine le convenció de la conveniencia de explotar su genialidad en esta entidad. Le gustó la política de trabajo y la idea de fútbol de Ancelotti. Y le encantó que Cristiano le aconsejara fichar por el Madrid. Le dijo que no desaprovechara esta oportunidad que muchos desean y nunca obtienen. Los futbolistas de su clase necesitan un equipo como éste para exprimir todo su saber y desarrollar una técnica que aún no ha encontrado el límite.

El niño ha sido la revelación en la Liga noruega. Disputó 23 partidos. Marcó cinco goles. Y dejó sellado en todo el mundo el preciosismo de sus fintas y pases. Crea el fútbol de ataque. Tiene visión. Los pupilos de Ancelotti elogiaron su categoría cuando se entrenó con ellos. No siente presión al jugar. Cree en la superioridad de su talento.