Casillas detiene otro penalti
Casillas detiene otro penalti - afp
real madrid-cruz azul

«San Íker» para dos penaltis en cinco días

Casillas vuelve a ser decisivo. Detuvo una pena máxima al Almería el viernes y hoy otra al Cruz Azul. El equipo le llama «Supermán»

Actualizado:

Íker Casillas ha vuelto, subrayan sus compañeros del Real Madrid. Y es verdad. El capitán detuvo un penalti a Torrado, el jugador del Cruz Azul, e impidió el 2-1 en la semifinal del Mundial de Clubes. Fue una parada decisiva que se sumó a la pena máxima despejada por el mostoleño hace cinco días en Almería, evitando entonces el 2-2 del conjunto andaluz.

Íker ha vuelto a ser «el santo». El vestuario le llama de nuevo «Supermán», aunque a él no le gusten estos apelativos. Los entiende. Ancelotti y Vecchi se felicitan por esta progresión del veterano capitán después de ser suplente en la Liga la temporada pasada. El italiano le concedió la Champions y la Copa al entender que estaba al mismo nivel que Diego López y el madrileño fue titular en la consecución de los dos títulos de la pasada campaña, la Copa y la Champions. En agosto de este año se adjudicó la Supercopa. Ahora ha sido determinane para conseolidar la victoria en las semifinales del Mundial de Clubes. Y el sábado espera apuntarse en la final el único título que el falta a su carrera.

Llevaba tres años y tres meses sin parar un penalti con el Madrid y ahora ha detenido dos en cinco días. En total ha parado quince penas máximas en su carrera como guardameta blanco.