ES NOTICIA EN ABC

«La unidad», en las entrañas de la lucha antiyihadista en España

Dani de la Torre dirige la serie Movistar+, de seis capítulos de 50 minutos, que se estrenará en 2020

Dani de la Torre dirige «La unidad», de Movistar+
Dani de la Torre dirige «La unidad», de Movistar+
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Con el final de ETA no acabó todo. Viejos fantasmas reaparecieron para España con los dos atentados yihadistas que dejaron más de 200 víctimas mortales en Madrid y Barcelona. Una cruda realidad cada vez más candente que, al contrario que en otros países, todavía no se había retratado en la ficción. Mientras Inglaterra o Francia han abordado la amenaza global del radicalismo islámico con «El guardaespaldas» y «Oficina de Infiltrados», España seguía huérfana de series que retrataran el polvorín que crece entre sus fronteras. Hasta que Movistar+ y la productora Vaca Films movieron ficha y contrataron a Dani de la Torre y Alberto Marini para crear «La unidad», un thriller policiaco sobre una brigada de la Comisaría General de Información, responsable de descubrir y desarticular células terroristas infiltradas en el país.

«No responde a un momento oportunista, hacemos la serie cuando estamos preparados para hacerla; cuando pasan las cosas nos acordamos de que la amenaza está ahí, pero es que siempre está ahí», explica el director en Melilla, donde la serie rodará tres semanas antes de trasladarse a Tánger, Perpignan, Gerona, Madrid, Galicia, Nigeria y Toulouse. Protagonizada, entre otros, por los ganadores del Goya Nathalie Poza, Marian Álvarez y Luis Zahera, la ficción contará con seis capítulos de 50 minutos y se estrenará en la primera mitad de 2020.

Basada en los testimonios inéditos de los profesionales que luchan para evitar cualquier ataque, «La unidad» arranca con la detención en España del «nuevo Bin Laden» tras una operación internacional conjunta que convierte al país en el punto de mira del fanatismo islámico. «Es muy atractivo poder contar esta historia desde la realidad y no del artificio, con lo que a mí me gustan», explicó el director de «El desconocido», que al asistir a operaciones antiyihadistas para preparar el proyecto fue testigo de «cómo hablan los policías, qué se les pasa por la cabeza antes, durante y después, cómo afrontan la acción y los momentos complicados, algo que cambia mucho respecto a los estereotipos americanos». «Es ver cómo lo ordinario tiene también algo de extraordinario», aseguró el cineasta desde el palacete melillense donde veraneaba Primo de Rivera, reconvertido ahora en lugar de celebración de bodas árabes.

Precisamente en esa dualidad entre lo normal y lo excepcional profundiza la serie, que se adentra también en la psicología de unos profesionales cuyas experiencias les persiguen cuando se quitan el uniforme. «Uno de los agentes nos contó que el día que asesinaron a otro policía, su hijo le pidió que jugaran a indios y vaqueros, pero él no paraba de pensar en su compañero caído», confesó Marini. Por eso quisieron plasmar la «labor titánica» de esta brigada de la Policía Nacional, «que a diferencia del resto de policías tiene que anticiparse a los malos».

Sin estereotipos

No solo por la temática es «distinta y especial» esta ficción, una de las grandes apuestas de Movistar+ para el año que viene, sino también por una cuidada producción y un guion al nivel de «La Peste». «Están normalizados los personajes femeninos, son potentes y se admiran entre ellas sin necesidad de grandes conflictos. Todos los problemas que tienen son los mismos, no hay diferencia entre chicas y chicos. Es importante introducir referentes desde ya», comentó Marian Álvarez, agradecida también por interpretar, por fin, a alguien «extremadamente pragmático» como lo es su inspectora Miriam.

«Se acabaron los estereotipos», coincidió Nathalie Poza, Carla en la serie, jefa de la unidad de investigación policial contra el terrorismo yihadista, un estatus todavía desierto para una mujer en la vida real. «A veces la realidad sí supera la ficción», resumió De la Torre. «Los hombres hemos abierto los ojos para darnos cuenta de que no solo se trata de una mirada femenina sino un cambio de la sociedad», matizó Marini, coautor del guión junto a Amelia Mora.