Andoni Ortuzar
Andoni Ortuzar - EP
EDITORIAL ABC

El PNV pone precio a los decretos de Sánchez

Actualizado:

La aprobación y entrada en vigor de los decretos propagandísticos y electoralistas que está ultimando el Gobierno de Pedro Sánchez, aun con las Cortes disueltas, va a encontrarse una vez más con el escollo de depender del nacionalismo y el separatismo para poderlos activar. No en vano, y más allá de la campaña institucionalmente desleal que ha puesto en marcha el Ejecutivo, la convalidación parlamentaria de esos decretos va a depender en gran medida del voto favorable del PNV, que ya ha puesto precio en forma de chantaje: la cesión de nuevas competencias autonómicas con carácter exclusivo que, de facto, implicarían, por ejemplo, la gestión de la política penitenciaria. El PNV y el separatismo nunca dan puntada sin hilo. Pero más aún, cuando perciben la debilidad del Gobierno ya que la prioridad de Pedro Sánchez es garantizarse seguir a toda costa en La Moncloa y no gobernar por y para todos los españoles. La dependencia de Pedro Sánchez del nacionalismo se ha convertido en un auténtico problema para España, y lo peor es que el presidente del Gobierno parece estar encantado con este estado de cosas.

Además, la entrada en vigor de los decretos tampoco puede ser inmediata o automática porque, por ejemplo, la Seguridad Social debe adaptarse a la nueva normativa y eso no se hace de la noche a la mañana. Ni siquiera aunque Sánchez se empecine. Por eso ha retrasado hasta el 8 de abril la aprobación de los nuevos permisos de paternidad. Una vez más, la improvisación del Gobierno demuestra su más absoluto desconocimiento de la Administración pública y, sobre todo, su ansiedad de demagogia electoralista con tal de gobernar a toda costa.