Gorriones
Gorriones - SEO/BIRDLIFE
OLA DE CALOR

Así ayudas a hidratarse a las aves de tu barrio

No podemos ofrecer sombra a las crías ni refrescar sus calurosos nidos, aunque existen otras eficaces y sencillas fórmulas para facilitar agua a las aves desde nuestras terrazas o jardines

Actualizado:

¿Sufres los efectos de los primeros calores estivales?. ¿Médicos y autoridades te recomiendan mantenerte hidratado?. Las aves también soportan los rigores del verano.

Las crías que aún permanecen en los nidos son mucho más vulnerables al efecto del calor que los adultos. Si el nido está expuesto al sol, la madre intentará proteger a sus retoños creando una sombrilla con su propio cuerpo y alas. «Y soportará estoicamente en esta posición antes de exponer a un riesgo potencialmente mortal a su descendencia», señalan desde SEO/BirdLife.

Sin embargo, las aves que han anidado en huecos en el interior de los edificios deben confiar en el propio aislamiento de la oquedad que, «en algunos casos», supone una trampa mortal, pues «puede actuar como un auténtico horno, en el que el calor se va concentrando», prosigue la ONG en una nota. Es, en estos casos, cuando las desesperadas crías pueden decidir, antes de morir por efecto de la temperatura, saltar al vacío mucho sin estar preparadas para volar.

«No podemos ofrecer sombra a las crías ni refrescar sus calurosos nidos, pero lo que sí podemos hacer es facilitar agua a las aves desde nuestras terrazas o jardines», explica SEO.

Para ello no es necesario realizar ninguna inversión: cualquier objeto con capacidad para retener agua -pero en el que las aves se puedan posar sin riesgo de ahogarse- sirve para saciar su sed. Los platos de barro que se ponen debajo de las macetas son los mejores bebederos. Si no están esmaltados, además, impiden que los pajaritos resbalen en ellos. Por lo general, los platos «de comer» no resultan adecuados. En un plato de maceta pequeño las aves podrán beber, mientras que en uno mayor podrán bañarse.

Es muy importante renovar cada día el agua de su interior -si es que no se ha evaporado- y aprovechar para limpiarlo. Si dejamos agua estancada de forma permanente podría originar la cría de mosquitos y la suciedad podría provocar que unas aves transmitieran enfermedades a otras, subrayan desde la organización.