Multan con 2 millones de euros a 4 empresas que capturaron y encarcelaron cetáceos en Rusia
Multan con 2 millones de euros a 4 empresas que capturaron y encarcelaron cetáceos en Rusia - ABC
LOS HECHOS OCURRIERON EN 2018

Multan con 2 millones de euros a 4 empresas que capturaron y encarcelaron cetáceos en Rusia

Usaron equipos y embarcaciones no conformes a la ley en un área prohibida del mar de Ojotsk. Los animales, 87 belugas, 11 orcas y cinco crías de morsa, iban ser vendidos a delfinarios chinos

Moscú Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un tribunal de Vladivostok, ciudad situada en el extremo oriente de Rusia, ha impuesto una multa de 150,4 millones de rublos (2,3 millones de dólares, 2,1 millones de euros) a cuatro compañías por la captura ilegal de 11 orcas que fueron recluidas en la llamada «cárcel de ballenas», informa la asociación Orcas Rusas Libres.

El tribunal multó a las empresas Afalina, Oceanarium, Bely Kit y Sochi Dolphinarium imponiéndoles dos veces el precio por el que se suelen vender las orcas a delfinarios chinos.

Las empresas fueron condenadas por haber capturado las orcas en un área prohibida usando equipos y embarcaciones no conformes a la ley e infringiendo el procedimiento de captura.

Alrededor de 87 belugas, 11 orcas y cinco crías de morsa fueron capturadas en el mar de Ojotsk durante 2018 para ser vendidas a los delfinarios chinos.

Estaban recluidas en la llamada «cárcel de ballenas». Tres belugas y una orca desaparecieron en invierno. Las empresas afirmaron que las habían liberado, pero las organizaciones ambientales sospecharon que habían muerto por falta de espacio y de enfermedades.

La organización ecologista Greenpeace publicó a continuación imágenes que mostraban a algunas de las orcas y belugas con sarpullidos, furúnculos, yagas y manchas, que los especialistas atribuyen a infecciones víricas, bacterianas y micóticas.

En junio pasado, la ecologista rusa Nina Ziriánova denunció que la «cárcel de ballenas», situada en la bahía Sredniaia, es utilizada como atractivo turístico, pese la decisión de científicos rusos y extranjeros, como el francés Jean-Michel Cousteau, de devolver a las orcas y belugas a su hábitat natural.

Las autoridades rusas anunciaron finalmente, tras el tradicional programa anual en el que el presidente ruso, Vladímir Putin, responde a preguntas de la ciudadanía, que los cetáceos serían liberados después de ser sometidos a un programa de rehabilitación.

Hasta el momento todas las orcas han sido liberadas, pero aún quedan decenas de belugas en la «cárcel de ballenas», según la agencia Interfax. Recientemente, científicos rusos devolvieron al mar a otras 14 belugas, según un comunicado del Instituto de Investigación de Pesca y Oceanografía de Rusia. Las fechas de la liberación del resto de los cetáceos recluidos se darán a conocer más adelante.