Corales
Corales - ABC

Hawái cultiva un «super coral» en la isla de Guilligan para combatir el fenómeno global de blanqueamiento

Los científicos esperan que, una vez transplantado en el medio marino, no cambie de color, crezca y se reproduzca el próximo verano, fortaleciendo, también, al resto de estos amenazados y valiosos ecosistemas

NATURAL
Actualizado:

Un grupo de científicos del Instituto de Biología Marina de Hawái está liderando un experimento pionero y de vital importancia para la supervivencia de los ecosistemas costeros: están mejorando la genética de una especie de coral para que sea capaz de soportar las condiciones más adversas, como el fenómeno conocido como «blanqueamiento». El blanqueamiento del coral, de hecho, supone la amenaza más inmediata para los arrecifes en la actualidad, más incluso que la sobrepesca o la contaminación, como consecuencia del calentamiento global.

Este «super coral» se extá cultivando y sometiendo a condiciones de temperatura del agua más cálida y de mayor acidificación para que adquiera la habilidad de sobrevivir al estrés. «La idea es poder transplantarlo en la bahía Kaneohe y que mantenga su color, crezca normalmente y se reproduzca el próximo verano», explica Ruth Gates, responsable del proyecto. Gates y su equipo toman el coral que mejoran en el laboratorio de la Isla Coco, famosa por aparecer en la escena de apertura de la mítica serie de televisión «La Isla de Guilligan».

Más propensos a contraer enfermedades

El coral, por lo general, expele un alga que se comporta con él de manera simbiótica. Cuando se da el blanqueamiento este tejido protector se vuelve de un color pálido. Sin el alga, el coral pierde la mayor fuente de alimento y es más propenso a contraer enfermedades. El aumento de la temperatura del agua de los océanos, relacionado con el cambio climático, y el fortalecimiento del patrón meteorológico de El Niño, ha provocado que los corales estén expulsando a las algas que les dan color.

Antes de que finalice 2015 el blanqueamiento afectará a un tercio de los arrecifes de coral del planeta

Los modelos confeccionados por la Administración Nacional Atmosférica y Oceánica de Estados Unidos (NOAA) a partir de datos de la superficie de los océanos y procedentes de satélites sugieren que a mediados de 2016 el blanqueamiento podría extenderse con más virulencia hacia las demarcaciones que cobijan la mayor concentración de corales en el Pacífico y alcanzar el Índico. Pero antes de que finalice 2015, el fenómeno podría afectar a más de un tercio de los arrecifes de coral del planeta y acabar con más de 12.000 kilómetros cuadrados de estas valiosas estructuras subacuáticas, estima NOAA.

Después de que los corales mueren, la degradación de los arrecifes es notable, dado que pierden capacidad de regeneración y están erosionados, aportando una menor protección a la costa y constituyendo un refugio menos adecuado para los peces y mariscos.