La «bolsa de dulces» que se llena mágicamente con cada bocado
La «bolsa de dulces» que se llena mágicamente con cada bocado - SFU

La «bolsa de dulces» que se llena mágicamente con cada bocado

Las criaturas diminutas que habitan el fondo del océano son las que conservan los arrecifes de coral

Actualizado:

Las pequeñas especies de peces en todo el mundo alimentan la vida en los arrecifes de coral, aseguran desde la Universidad Simon Fraser (Canadá).

Una investigación liderada por un equipo de la citada institución académica, publicada en la revista Science recientemente, examina cómo los peces denominados «criptobentónicos», criaturas diminutas que habitan el fondo de los océanos, suponen una «fuente abundante y constante» de alimento para los peces más grandes.

«Son pequeños y coloridos haces de energía que se comen casi de inmediato por cualquier organismo de un arrecife de coral que pueda morderlos, agarrarlos o engullirlos», describe Simon Brandl, autor principal del estudio. «De hecho, la gran mayoría de los peces pequeños que pueblan los arrecifes son devorados durante sus primeras semanas de existencia», continúa el experto.

Los peces de arrecife suelen realizar largos viajes a través del océano abierto hasta encontrar un hogar adecuado. Pocos de ellos, sin embargo, sobreviven al periplo. Las pequeñas larvas de estos peces, en cambio, parecen evitar tal migración y permanecen cerca de los arrecifes de sus padres.

«Las larvas de peces diminutos dominan absolutamente las comunidades de larvas detectadas en las proximidades de los arrecifes», asegura Brandl. «Nuestros resultados apuntan a que los peces criptobentónicos obtienen muchos más beneficios con cada huevo que producen que otros debido, probablemente, a que evitan, precisamente, la trampa mortal que representa el océano abierto», matiza el investigador.

Un comportamiento de este tipo permite que las poblaciones de peces pequeños adultos creen un flujo constante de larvas que reemplaza rápidamente a cada pez pequeño adulto que se devora en el arrecife.

«Esta cinta transportadora suministra casi el 60% de toda la carne de pescado consumida en los arrecifes, pero nunca la vemos porque los peces se comen mucho más rápido de lo que podríamos contarlos», comenta Brandl. «Es, en esencia, una bolsa de dulces que se llena mágicamente con cada bocado», cita como metáfora el autor.

«Los arrecifes de coral de todo el mundo están experimentando dramáticos descensos en sus poblaciones de peces», apunta Isabelle Côté, coautora del estudio. «Con nuestro trabajo podemos ayudar a concentrar los esfuerzos de conservación en la protección del combustible para las comunidades de peces bulliciosas que sustentan los arrecifes y el inmenso valor que constituyen para las personas», concluye.