Cada 5 de diciembre se celebra el Día Mundial del Suelo
Cada 5 de diciembre se celebra el Día Mundial del Suelo - ABC

2015: Año Internacional de los Suelos

Un tercio de los recursos mundiales de suelos se está degradando y la presión humana sobre ellos está alcanzando niveles críticos, denuncia la FAO

Actualizado:

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha declarado 2015 como el Año Internacional de los Suelos.

La enorme importancia de los suelos para la producción mundial de alimentos pasa inadvertida, manifestó el director general de la FAO, José Graziano da Silva, el 5 de diciembre, cuando se celebra el Día Mundial del Suelo.

Los suelos constituyen la base para los alimentos, los combustibles, las fibras y los productos médicos. Además, son esenciales para los ecosistemas: desempañan un papel fundamental en el ciclo del carbono; almacenan y filtran el agua; y mejoran la resiliencia ante inundaciones y sequías, explicó Graziano da Silva durante el lanzamiento de la iniciativa.

«Hoy en día, más de 805 millones de personas padecen hambre y malnutrición. El crecimiento demográfico requerirá aumentar la producción alimentaria en aproximadamente un 60%. Dado que una gran parte de nuestros alimentos depende de los suelos, es fácil comprender lo esencial que resulta mantenerlos sanos y productivos», afirmó el director general de la FAO.

La organización estima que un tercio de los recursos mundiales de suelos se está degradando debido a la erosión, la compactación, la obturación, la salinización, el agotamiento de la materia orgánica y los nutrientes, la acidificación, la contaminación u otros procesos causados por prácticas insostenibles de gestión del suelo. «La presión humana sobre ellos está alcanzando niveles críticos; reduciendo, y en ocasiones eliminando, las funciones esenciales del suelo», subrayó Graziano da Silva.

A no ser que se adopten nuevos enfoques, la superficie mundial de tierra cultivable y productiva por persona equivaldrá en 2050 a solo una cuarta parte del nivel de 1960.

«Un centímetro de suelo puede tardar hasta mil años en formarse», concluyó el director general de la FAO.