Qué tienes que hacer si te paran en un control de drogas

Cada vez hay más controles de drogas en carretera y, en consecuencia, también hay cada vez más multas por conducir con presencia de drogas en el organismo

MADRIDActualizado:

Conducir bajo los efectos de las drogas es una conducta peligrosa. Incluso si el médico nos ah recetado algún fármaco tenemos que prestar atención a sus posibles efectos secundarios para saber si tras tomar una medicina estamos en condiciones de ponernos al volante. Si un contro de tráfico nos somete a un contro de drogas y da positivo, podemos tener que hacer frente a una multa de 1.000 euros y la retidada de seis puntos del carné de conducir. El alcohol y las otras drogas no solo están relacionados con una mayor accidentalidad, sino que también suponen una mayor mortalidad y lesiones más severas.

El capítulo IV del Título XVII del Código Penal tipifica los delitos contra la seguridad del tráfico y establece una pena de prisión de tres a seis meses o multa de seis a doce meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años por conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas. Por negarse a someterse a las pruebas la pena puede llegar a seis meses o un año de prisión, y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

El 25% de las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5gr/l o más de alcohol en sangre, según el Observatorio Europeo de Seguridad Vial (ERSO).

Según la memoria anual del Instituto Nacional de Toxicología recogida por la DGT, el 43 % de los 589 conductores fallecidos y analizados por dicho organismo tenían presencia en sangre de alcohol, drogas o psicofármacos. En el caso de los peatones analizados (167), el porcentaje asciende al 32 %.

Si en un control de tráfico nos invitan a someternos a un control de drogas deberemos proceder de la siguiente manera:

Lo primero que ocurrirá en un control de drogas es que os tomarán una muestra. Sólo así pueden saber si hay presencia de drogas en el organismo del conductor, según cuentan a ABC los expertos de Pyramid Consulting.

Esta muestra se toma mediante una muestra de saliva con unos dispositivos especiales. Esta muestra se llama “indiciaria”, y tiene como finalidad detectar cualquier presencia de drogas en el organismo del conductor. En caso de que la primera muestra de positivo para alguna sustancia, se debe tomar una segunda (la evidencia), que será enviada al laboratorio. Si la prueba del control de drogas da positivo, el conductor no podrá volver a ponerse al volante.

Si no estemas de acuerdo con el resultado podremos solicitar una prueba de contraste con un análisis de sangre. La extracción, en ese caso, tendrá que hacerla personal sanitario en un centro hospitalario o de salud. Si, finalmente, el resultado fuese positivo, será el solicitante quien tendrá que pagar esta prueba. Si fuese negativo, será el aval adecuado para demostrar la inocencia del conductor.

Una vez hayan tomado las muestras (ya sean de sangre o de saliva), tendrán que respetarse unos protocolos. Así, siempre deben llegar al laboratorio en tubos precintados, dentro de neveras precintadas. Se llevarán hasta allí en vehículos expresamente dedicados al transporte de muestras biológicas, procedentes de las distintas Unidades de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

En el laboratorio se comprueba que las neveras han llegado en correctas condiciones de seguridad y que se ha guardado la cadena de custodia. A continuación, se vacía su contenido y se chequea toda la documentación, registrando la hora y fecha de recepción.

Se procede a la entrada de datos en el Sistema de Gestión de Laboratorio, mediante el escaneado de las muestras, que quedan listas para ser analizadas. Las muestras son acondicionadas (se separa la saliva de todas las posibles impurezas) para ser procesadas en los equipos analíticos. Los equipos están formados por un cromatógrafo de masas y un expectómetro de gases, que son los que determinan qué tipo de droga hay en la muestra. Son capaces de detectar hasta 40 tipos de sustancias distintas, y desde cantidades tan pequeñas como un nanogramo.

¿Se puede recurrir?

Es importante tener en cuenta que no es lo mismo conducir con la presencia de drogas en el organismo que hacerlo bajo la influencia de drogas. Si en el control de drogas en agente valorase, mediante algunos signos externos (nerviosismo, temblor, sudoración… ), que el conductor está bajo la influencia de las drogas, deberá tomar las medidas oportunas.

En ese caso, no sólo inmovilizará el vehículo, sino que además en ese momento se iniciará la denuncia que acabará en un proceso judicial penal.

Falsos positivos, errores en la cadena de custodia.. son muchos los errores que se pueden dar en un control de drogas. Por eso, lo mejor es saber cómo funciona exactamente y qué puede pasar en uno de ellos.

La Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial hace referencia directa a las infracciones y sanciones por conducir con presencia de drogas en el organismo. Así, dice en su artículo 14:

“Tampoco puede hacerlo el conductor de cualquier vehículo con presencia de drogas en el organismo, de las que se excluyen aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica”

Así pues, la Ley ya contempla la posibilidad de que una prueba de drogas de positivo a consecuencia de una medicación prescrita por un profesional.

Estos son los efectos de las drogas en los conductores

Igualmente, existen otras muchas vías de recurso, todas ellas igual de válidas, para defender los derechos de los conductores. Así, por ejemplo, es obligatorio que se realice un segundo análisis en un laboratorio. Sólo así se aceptará como válido el resultado del análisis. Además, la Administración tendrá que acreditar que se ha respetado la cadena de custodia, por ejemplo. De no hacerlo, se habría generado una situación de indefensión.