Consejos «de la abuela» para limpiar la tapicería del coche

Conviene hacer una limpieza del interior del coche cada seis meses

MADRIDActualizado:

La limpieza del coche, sobre todo de su interior, no es una tarea que agrade a la mayoría de los conductores. Lo habitual es recurrir a un servicio especializado, pero con productos no demasiado caros y un poco de maña, es posible tener una tapicería lustrosa, tanto su es de cuero como si es de tela.

Cada uno posee sus propias fortalezas y puntos débiles y, lógicamente, cada uno requiere de unos cuidados y de un proceso de limpieza propio. Son los «trucos de la abuela» para limpiar las tapicerías de los muebles de casa, pero que perfectamente podemos aplicar al cuidado de nuesto coche.

1. Asientos: elige colores interiores oscuros, ya sea al comprar el coche o en caso de retapizado. Sin lugar a dudas, son los más sufridos al roce o si cae algo, algo bastante probable viajando con niños, a veces hasta por mareos. Para limpiar tapicerías y guarnecidos claros, mejor acude a un especialista que evitará antiestéticos cercos alrededor de las manchas

2. Evita comer en el habitáculo: evitar consumir comida en el coche es siempre buena práctica, sobre todo en el caso de las bebidas, que puedan derramarse provocando manchas difíciles de eliminar. Otro tanto con comida que se pueda derretir, como chocolate, golosinas, helados o chicles. Si manchan, espera a que sequen sobre tapicería o salpicadero para limpiarlas y usa un cepillo suave que evite daños o decoloraciones en los tejidos de los asientos.

3. Vidrios: las huellas y marcas sobre los cristales del coche suelen aparecer al tocarlos (niños) o intentar desempañalos con la mano. Con lluvia y bajada de temperaturas, suelen empañarse. Un trapo ayuda a mejora la visión sin ensuciar. En general, los lavados regulares automáticos o a mano evitan que se acumule excesiva suciedad. Y la climatización, con al aire acondicionado incluso en invierno, es crucial para desempeñar de forma rápida y efectiva

4. Niños: con ellos a bordo es difícil mantener el coche impoluto, por lo que no está de más inculcarles buenos hábitos de limpieza. Entre otros, enseñarles a recojer los plásticos o botellas que vayan utilizando cuando salgan del coche; ser minuciosos con los juegos y entretenimientos a su alcance en el habitáculo; evitar usar rotuladores, bolígrafos o plastelina que, seguro, ensuciarán la tapicería...

5. Accesorios de limpieza: trapos y gamuzas ayudan a mantener en buen estado el vehículo. Evita malos olores por tabaco y comida —para comer o fumar, para y sal del coche mientras descansas y estiras las piernas—, y recuerda que un buen ambientador no particularmente agresivo ayuda a lograr un aroma interior fresco y agradable