Los conductores españoles creen que lo saben todo

3 de cada 10 españoles admiten que, siempre que no haya peligro evidente, serían tolerantes ante una infracción de tráfico

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Dirección General de Tráfico (DGT) presentó recientemente un borrador en el que incluía nuevas modificaciones que sufrirán tanto la parte teórica como la parte práctica en el examen del carné de conducir. Según los resultados de la V Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles, realizada por el Foro de Movilidad de Alphabet, el 91% de los conductores españoles cree que, si tuviera que examinarse de nuevo, aprobaría el carné de conducir, aunque el 57% de ellos admite que previamente se tendría que poner al día con el reglamento vigente.

De los resultados de este estudio se concluye que los ciudadanos mayores de 61 años se ve como el grupo donde más aprobados habría, con un 93%. Por ciudades, Murcia y Badajoz se encontrarían a la cabeza de las 17 ciudades españolas donde más conductores piensan que pasarían el examen, con un 94% y 93%, respectivamente. De lado contrario, madrileños (12%) y vallisoletanos (11,5%) son los que consideran que no conseguirían aprobar, en el caso de volverse a examinar.

Sin embargo, al preguntarles acerca de su tolerancia ante ciertas infracciones de tráfico, como lo podría ser saltarte un semáforo en ámbar, 3 de cada 10 españoles admiten que, siempre que no haya peligro evidente, podrían ser tolerantes ante dichas infracciones. Siendo los jóvenes de entre 18-30 años el grupo que manifiesta menor grado de objeción (44%). Por ciudades encontramos que Pamplona (44%), Valladolid (43%) o Bilbao (42%) serían las más tolerantes, mientras que, en el lado contrario, los menos serían los palmenses (71%), pacenses (69%) y sevillanos (63%).

La Radiografía de los Hábitos de Movilidad de los Españoles promovida e impulsada por Alphabet, ha cumplido su V aniversario y tiene como objetivo investigar, analizar y difundir los hábitos, inquietudes y necesidades de desplazamientos de los ciudadanos españoles, permitiendo a la industria, a las empresas del sector y a la Administración Pública ofrecer nuevas soluciones que optimicen la movilidad de los ciudadanos.