Comprar coche por menos de 2.000 euros: lo que debes saber para no tirar el dinero

Tal presupuesto es tentador si se compara con los 17.249 euros de media que los españoles pagan por un coche nuevo, pero hay que tener claro también lo que obtenemos a cambio

U. M.
Actualizado:

La demonización del diésel y la confusión de los consumidores, que no saben qué coche comprar, no solo están teniendo un efecto negativo sobre las ventas de vehículos nuevos, que acumulan once meses de caídas en el canal de particulares. También están incrementando las compraventas de modelos de más de quince o veinte años, apodados «coches chatarra» por su prolongada vida útil y, habitualmente, elevado número de kilómetros.

Durante el año pasado se vendieron en España más de 166.000 automóviles con una antigüedad superior a 20 años. Además, a cierre del año pasado, el 61,6% de los turismos en España tenía más de diez años de antigüedad, una cifra una décima inferior a la de 2017 y un 64% más que en 2008, mientras que el 73,2% de los camiones superaba esa antigüedad (73% en 2017). Como consecuencia, la edad media del parque automovilístico nacional se incrementó el año pasado hasta 12,4 años.

Aunque hay enormes variaciones en función de la marca y el estado general del coche, este tipo de vehículos se ofrecen a un precio de como máximo unos 2.000 euros. Tal presupuesto es tentador si se compara con los 17.249 euros de media que los españoles pagan por un coche nuevo, pero hay que tener claro también lo que obtenemos a cambio, que suele ser un automóvil con más de 150.000 kilómetros en su odómetros -no es raro tampoco que superen los 200.000-, y en un estado mecánico que va de lo malo a lo regular.

Eso no significa que no haya buenas ofertas en el mercado, pero deben analizarse caso por caso, siendo fundamental acreditar la procedencia anterior del vehículo para descartar posibles modificaciones ilegales del kilometraje. También hay que tener en cuenta el estado general del vehículo y el uso que se le quiere dar.

«Si vamos a querer hacer un uso intensivo del vehículo claramente no va a acompensar, porque va a fallar y no va a salir rentable». explica Rubén Fidalgo, de Autocasion.com. «Es muy poco probable que por ese precio no tenga absolutamente ningún fallo. Si vas a ahacer muchos kilómetros, empezarán a romperse cosas como el alternador», detalla.

Es igualmente importante tener claro el coche que necesitamos. «Si es pequeño puede compensar, porque las averías son relativamente económicas. La regla suele ser "coche grande, avería grande"», dice Fidalgo, siempre teniendo en mente que con estas edades «hay coches bien conservados y otros que son chatarra».

Según el experto, lo más recomendable son «modelos japoneses de gasolina, porque son muy sencillos, con pocas "pijadas" electrónicas y mecánicas muy robustas y que aguantan muchos años». Pero a cambio, eso sí, «son tragones (en combustible) y pueden no compensar para hacer muchos kilómetros». «Pero para el tipico usuario que va a hacer menos de 10.000 km al año se puede ir a por un Honda Civic con diez años o un Accord con 15, que son coches durísimos, por lo general bien cuidados, que le van a hacer un buen servicio, siempre que la unidad que compre esté en buen estado».

Fidalgo recomienda asimismo evitar los coches susceptibles de haber sufrido un uso excesivamente deportivo, como un BMW Serie3 o un Opel Calibra, y por lo general no recurrir a modelos de marcas Premium. «Vas a encontrar coches con muchos kilómetros y con averías muy caras. En un Clase S reponer un elevalunas igual cuesta 600 euros; lo que en un Civic te costaría 60 en un desguace».