La DGT avisa: una patadita en la rueda no sirve para comprobar la presión

Ante las previsiones de desplazamientos en verano, no conviene descuidar una serie de ciudados mínimos en nuestro coche

MadridActualizado:

El verano ya está aquí, y los meses de julio y agosto se caracterizan por la gran cantidad de desplazamientos por nuestras carreteras. Ante estas previsiones, no conviene descuidar una serie de ciudados mínimos en nuestro coche, para evitar disgustos, sustos, posibles accidentes, o incluso una posterior reparación que podría ser más costosa que una simple revisión rutinaria.

Desde la Dirección General de Tráfico detallan, mediante un «divertido» video de su canal de YoutTube, que preparar el coche antes de los desplazamientos te permitirá tener un viaje seguro. No debes confiar tu seguridad a la intuición y debes realizar las revisiones que tu coche necesita antes de emprender el viaje.

Y, por ello, nos muestran algunos consejos de mantenimiento que nos resultarán útiles:

1. Con una simple moneda de 1 euro comprobarás el desgaste de tu rueda. Colócala en el dibujo del neumático y si la banda exterior dorada sobresale es que es tiempo de cambiarlo. El propio neumático del coche tiene testigos de desgaste que nos ayudarán en esta labor.

2. Chequea la presión adecuada para tu neumático según la recomendación del fabricante. Y hazlo siempre en frío.

3. La rueda de repuesto te puede salvar de un apuro, por eso, llévala siempre a punto junto con las herramientas necesarias para poderla utilizar si es necesario. Si tu rueda de repuesto es de galleta o temporal, circula a menor velocidad y solo durante el número de kilómetros indicados en la rueda. Si lo que tienes es un kit repara pinchazos, utilízalo solo hasta la gasolinera o taller más cercano.

4. El tapón rueda es tan importante como el propio neumático. Piensa que es un elemento de estanqueidad que nos asegura posibles fugas de aire.

5. Revisa que el desgaste sea uniforme. Desgastes irregulares nos dan pistas de posibles deficiencias ya sea de presión de inflado o de averías de otros sistemas.

6. Comprueba que los flancos y los laterales del neumático no presenten deformaciones, cortes, pellizcos, etc. Recuerda que los flancos interiores también hay que revisarlos.