Mercedes Benz Sprinter: más versátil y conectada

La tercera generación se ofrece ahora también con tracción delantera, lo que reduce el coste de adquisición. Las mejoras tecnológicas permiten un control constante de la flota gracias a los servicios Pro Connect

MadridActualizado:

Más versatilidad y confort de uso y mucha más tecnología. La Sprinter, la furgoneta que en 1995 supuso un antes y un después en el mercado de los vehículos comerciales ligeros, se renueva en 2018. La nueva versión buscará continuar con una senda de éxito que ha llevado a Mercedes a vender 3,4 millones de unidades en todo el mundo, y afianzarse como líder en el segmento de los microbuses y en el de las ambulancias, entre otros.

La tercera generación, que se comercializa desde junio, ofrece hasta 1.700 variantes, y más de 600 elementos opcionales. Las novedades son importantes, y afectan sobre todo a la estética, que se adecúa a la de los nuevos turismos de la marca de la estrella, al habitáculo, que gana en confort y a la carga tecnológica, que facilita la vida al conductor y ayudará al gestor de flotas a maximizar sus recursos.

«Es la Clase S de las furgonetas», resume Jorge Sáez, responsable de vehículos comerciales de Mercedes Benz. La principal novedad tecnológica es la conectividad a Internet, que permite ofrecer un amplio catálogo de servicios en red denominados Mercedes Pro Connect.

En conexión con el sistema multimedia MBUX, que emplea inteligencia artificial y va vinculado a las opciones multimedia con pantalla de 7 o 10,25 pulgadas, permite agilizar la gestión de las flotas. Gracias a ella el gestor de flotas puede, por ejemplo, contactar con sus conductores o conectarse en remoto con el vehículo para disponer de datos como la ubicación, el nivel de combustible o los intervalos de mantenimiento.

Salpicadero con pantalla de 10,25 pulgadas
Salpicadero con pantalla de 10,25 pulgadas

La nueva Sprinter, que puede configurarse como Furgón, Combi, plataforma abierta, chasis con bastidor, minibús o cabeza tractora y puede cargar hasta 5,5 toneladas, refuerza además su versatilidad con una nueva versión de tracción delantera, que complementa a las opciones de tracción trasera y total. Esta opción, con un menor coste de adquisición, ofrece una capacidad de carga «extra» de 50 kilogramos y un plano de carga ocho centímetros más bajo, y busca conquistar el creciente segmento de la distribución «última milla», en alza gracias a la venta por internet.

En el plano mecánico, la paleta de motores se compone de dos propulsores diésel, uno de 4 cilindros -disponible con 114, 143 y 163CV- y otro de seis cilindros en V -de 190CV- aditivados con AdBlue. Pueden combinarse con una transmisión manual de seis velocidades y dos automáticas, una de siete y otra de nueve. En 2019 llegará la versión eléctrica, con hasta 150 kilómetros de autonomía.

Para mejorar el confort en el habitáculo, la nueva Sprinter incorpora también freno de estacionamiento eléctrico y arranque sin llave. Además, puede completarse con asientos calefactados con ajuste eléctrico y sistema de carga inalámbrica para smartphones, así como con la visualización de la imagen de la cámara trasera en el espejo retrovisor central y luces LED. También se ofrece un nuevo suelo de plástico que reduce el peso en hasta 12 kilogramos, en comparación con el tradicional de madera.

En el apartado de las ayudas a la conducción, toda la gama incorpora de serie asistente de viento lateral y frenado autónomo de emergencia. Además, como opción se puede incluir un asistente activo de cambio de carril, el paquete de aparcamiento con cámara de 360 grados y avisador de tráfico trasero cruzado o el asistente de velocidad avanzado Distronic.

Los precios, sin impuestos, parten desde los 22.919 euros para el chasis de cabina compacto, de 23.532 para el furgón y de los 29.927 para la opción minibús o Tourer (con capacidad para nueve pasajeros).