Denuncian que el carné de conducir podría encarecerse unos 450 euros

Castilla y León, Extremadura, Aragón y Castilla-La Mancha serían las comunidades más perjudicadas

MADRIDActualizado:

Más de cinco millojes de españoles podrían verse afectados económicamente a la hora de obtener el carnet de conducir si finalmente entra en vigor el Real Decreto impulsado por la DGT, en un inicio previsto para este pasado 1 de julio, por el que se obligaría a los alumnos a recibir 8 horas de formación presencial en las autoescuelas para acceder al examen teórico. Esta es una de las principales conclusiones que se extraen del Informe de impacto económico sobre la formación presencial obligatoria para acceder al examen teórico de conducción, desarrollado por la Plataforma de Autoescuelas Digitales (PAD).

La plataforma, integrada por las principales autoescuelas digitales, representadas por Dribo, Miteórico, Obikar, y Autoescuela Súper Express entre otras, busca defender la educación vial digital y apostar por un modelo de enseñanza basado en la innovación y el uso de las nuevas tecnologías. Con el objetivo de analizar el impacto económico que podría tener la propuesta de la DGT frente a la opción de una formación a distancia, han realizado este estudio, que analiza la distribución geográfica de todas las autoescuelas en España para calcular los costes de desplazamiento y, a continuación, se analiza el impacto sobre la competencia en el sector de las autoescuelas y sus efectos sobre el consumidor.

“El requerimiento de formación presencial promovido por la DGT parece haberse planteado sin tener en cuenta el impacto económico que supondría para aquellos residentes en municipios que no cuentan con autoescuela, ni los efectos negativos que podrían derivarse desde el punto de vista de la competencia ya que la medida perjudicaría el poder de decisión de los consumidores”, comenta Miguel González-Gallarza, portavoz de PAD y CEO de Obikar.

A pesar de que ya al 53,9% de los españoles que obtuvieron el carnet recientemente les resultó excesivamente caro , su precio podría verse incrementado con la nueva medida de manera notable si se tienen en cuenta los costes de desplazamiento de la población que no dispone de autoescuela en su municipio. Este hecho que a priori puede no parecer alarmante, sobre todo en las grandes ciudades y poblaciones, cobra otra magnitud si pensamos que el 80% de los municipios no cuentan con una autoescuela, el 52% del territorio nacional, o en términos de población, el 12,3% de los españoles no tiene acceso a una autoescuela en su lugar de residencia, un total de 5,6 millones de personas.

Para calcular el potencial coste de los usuarios se ha sumado el coste de desplazamiento en medios públicos y el importe nocional de su tiempo, es decir, el tiempo dedicado al trayecto por el valor de su tiempo ; que recoge la idea del coste de oportunidad del tiempo del viaje, es decir, del beneficio que el trabajador podría obtener si utilizara ese tiempo en aquella actividad que le reporta una mayor ganancia personal. Según el estudio, el sobrecoste total medio sería de 191,09 euros por alumno y curso - de cuatro sesiones de dos horas cada una -; lo que aplicado al conjunto de residentes en municipios sin autoescuela que obtuvieron el carnet en 2018 sería de más de 11,5 millones de euros anuales en la economía española. Cantidad que podría duplicarse - 382,18€ por individuo - en caso de que las sesiones formativas tuvieran solo una hora de duración, lo que dependería de la oferta de cada una de las autoescuelas.

Para el conjunto de los municipios de más de 5.000 habitantes sin autoescuela, la distancia media hasta la autoescuela más cercana se sitúa en 12 kilómetros. Sin embargo, para los municipios de menos de 5.000 habitantes la situación es mucho más compleja: los habitantes de algunos de ellos, como los situados en algunos valles pirenaicos, tienen que recorrer cerca de 100 kilómetros para llegar a la autoescuela más cercana. Por ello, la distancia media llega hasta los 33 kilómetros. En este caso, el tiempo total de cada trayecto sería de 88 minutos, teniendo en cuenta la distancia a recorrer, la velocidad media de los autobuses metropolitanos (28km/h) y los 17 minutos de espera media que puede haber entre dos autobuses en hora punta .

Además de la distancia y el tiempo empleado para recorrerla, hay que tener en cuenta que muchos de los recorridos no pueden realizarse mediante transporte público, por lo que el estudiante del permiso de conducción no puede desplazarse autónomamente hasta la autoescuela de destino y requerirá la ayuda de alguien con medio de locomoción propio y por tanto con permiso de conducir.

Además del sobrecoste de desplazamiento, la obligatoriedad de la formación presencial para la preparación del examen teórico puede tener efectos sobre la competencia y la libertad de elección de los consumidores de servicios de autoescuela. De hecho, esta obligatoriedad de la formación presencial puede reforzar la práctica de venta conjunta de los dos servicios principales de las autoescuelas: la formación teórica y la formación práctica. Esta modalidad, conocida como bundling, consiste en la adquisición por parte de los estudiantes de dos servicios teóricamente individuales en un paquete único, lo que hace a los consumidores “cautivos”.