La berlina gallega de Citroën, el C-Elysée
La berlina gallega de Citroën, el C-Elysée

Citroën C-Elysée , la berlina gallega para el mundo

Con una línea clásica y nuevos motores se relanza la berlina de Citroën C-Elysée con un precio de salida imbatible: 8.700 euros

Actualizado:

No todo el mundo tiene las mismas necesidades de potencia o sofisticación a la hora de comprarse un coche, pero eso no quiere decir que deba renunciar a un coche correcto con el que desplazarse con comodidad.

El Citroën C-Elysée acaba de recibir dos nuevos motores de gasolina y diésel que cumplen la norma sobre contaminación Euro 6 y se defienden honrosamente tanto en carretera como en ciudad y desde luego con unos consumos comedidos.

Ni en el exterior ni en el interior los nuevos Citroën C-Elysée han sufrido cambios y siguen ofreciendo una imagen clásica pero actual y un interior realmente capaz donde destacan las plazas traseras, con sitio de sobra para las piernas, y un buen maletero con 506 litros al que la única pega puede ser que una vez abierto hay que andarse con cuidado porque bascula algo y te puede dar un coscorrón. Pero aparte de este detalle el interior del C-Elysée ofrece unos asientos correctos «no son de competición pero no es un coche para correr» y un salpicadero sencillo pero con todos los elementos básicos a mano.

Modernas mecánicas Euro 6

La nueva gama de motores se va a ver ampliada con dos opciones de gasolina de tres cilindros y una diésel interesantes según las necesidades que tengamos.

Así, la gama del C-Elysée mantiene el VTi de gasolina de 115 caballos ya conocido de la marca y añade un nuevo motor de tres cilindros y 82 caballos con dos configuraciones distintas: una con caja de cambios manual de cinco velocidades y una segunda a la que se le añade una caja de cambios robotizada y el sistema de parada y arranque. Con este motor el C-Elysée se maneja por la ciudad y sus alrededores con soltura pero si vamos a desplazarnos por carretera y cargados tal vez sea más interesante la otra opción de 115 caballos de gasolina o la nueva opción diésel.

Porque a la gama de motores se añade un diésel BlueHDi 100 de esos mismos caballos que ofrece unos consumos de 3,8 litros cada 100 kilómetros y 98 g/km de CO2 bastante más capaz, aunque esas cifras serán siempre sin forzar la marcha porque entonces subirán.

Bien equipados

Con dos acabados Seduction y Exclusive la gama del Citroën C-Elysée es sencilla pero desde la básica viene con ABS con Ayuda a la Frenada de Emergencia con repartidor electrónico de frenada, ESP (control dinámico de estabilidad), Ayuda a la salida en pendiente (solo el automático ETG), Dirección asistida eléctrica, Aire acondicionado, Volante regulable en altura, Ordenador de a bordo sencillo pero útil, Radio CD MP3 RDS con pantalla integrada y 4 altavoces, Connecting Box que comprende un kit manos libres Bluetooth, toma audio y USB, Detector de neumáticos poco inflados, Indicador de cambio de marcha útil para una conducción ecológica y Limitador y regulador de velocidad entre otros. La otra versión más alta, Exclusive añade Aire acondicionado con display digital, Función AC/MAX para una refrigeración rápida bastante eficaz, Apoya brazos central delantero, Volante y pomo de la palanca de cambios forrado en cuero, Llantas de aluminio 16” y el sistema de Ayuda al estacionamiento trasero.

Conclusión

Los Citroën C-Elysée son una buena opción si no necesitamos llegar el primero y tampoco queremos hacer una fuerte inversión en el coche ya que con los descuentos del PIVE, los de la marca y la financiación especial que propone Citroën se puede conseguir un PureTech 82 por alrededor de 8.700 euros y hay pocos coches que ofrezcan tanto espacio y un correcto equipamiento por tan poco dinero.

Con el motor diésel BlueHDi hemos recorrido alrededor de 350 kilómetros y aunque en alguna cuesta realmente prolongada terminaba por costarle era capaz de mantener cruceros altos con tres pasajeros y algo de equipaje. Con el pequeño tricilíndrico por carretera se mostraba más perezoso aún en las cuestas arriba, pero al fin y al cabo es un motor pequeño más pensado para la ciudad y sus alrededores y en ese caso no desmerece.