Mercedes-Benz ofrece para la nueva Clase S dos longitudes de carrocería.
Mercedes-Benz ofrece para la nueva Clase S dos longitudes de carrocería.

Mercedes-Benz Clase S, lujo superlativo

Cuando hace unos meses se presentó en sociedad el nuevo buque insignia de la estrella, el fabricante nos hablaba del mejor automóvil del mundo. Ahora lo hemos probado y, si no es el mejor, poco le falta. En nuestro país se mueve entre 91.900 y 127.100 euros.

Actualizado:

Con unas líneas más definidas, limpias y aún así poderosas y delicadas, la nueva Clase S de Mercedes-Benz, aunque sigue siendo una berlina de 3 volúmenes, gracias a la caída del techo en la parte trasera se acerca a las líneas de un gran coupé. Desde luego, lo que no abandona es el lujo y la sofisticación automovilística: en pocos vehículos podemos encontrar tantos sistemas de seguridad activa y pasiva, o tantos elementos de confort para conductor, acompañante y pasajeros traseros como en esta nueva generación del buque insignia germano.

Más seguridad, más eficiencia y mucho más confort

Conducir el nuevo Clase S se convierte, a los pocos minutos que lleva adaptarse a sus dimensiones, en un auténtico placer. En el caso del conductor, porque además de sentarse sobre una butaca realmente cómoda con «mil» posibles reglajes encuentra todos los avances tecnológicos disponibles, muchos presentados sobre sus 2 pantallas de 12,3 pulgadas.

La primera, en la instrumentación, está situada en el lugar de los tradicionales relojes analógicos y puede mostrar casi toda la información imaginable y necesaria para el manejo del vehículo. La segunda, en el centro de un salpicadero que destaca por su limpieza estilística, permite gestionar el resto de elementos, y no sólo desde el asiento del conductor o del pasajero, mediante un muy ergonómico mando sobre la consola.

Y es que, sentados detrás, podemos manejar la climatización, el navegador y la música o el teléfono desde un mando a propósito, o si disponemos de un smartphone desde el mismo. Si optamos, ya puestos a gastar, por los asientos con función masaje, viajar en el nuevo Clase S se convertirá en algo más que la simple traslación del punto A al B. En el lado derecho del coche una de las opciones es convertir el asiento en prácticamente una cama, pues la plaza de acompañante se desliza hacia delante escondiendo el reposacabezas para no restar visión al retrovisor derecho y extrae una pequeña bandeja para reposar los pies. En esta posición y con el masaje de piedras calientes, echar un sueño mientras nos conducen no tiene parangón.

En fin, el nuevo Clase S, se acerca mucho a lo que debe ser el mejor coche del mundo. Incluso en un alarde tecnológico que podemos encuadrar tanto en el apartado de seguridad como de confort, en variante S 500 dispone del nuevo Road Surface Scan, que mediante una serie de cámaras lee la carretera y en conjunción con la suspensión de serie Airmatic (integra una avanzada amortiguación adaptativa ADS Plus) prepara las suspensiones, hasta 130 km/h, para absorber lo mejor posible las imperfecciones de la ruta, con tanto acierto que los tan denostados badenes pasan a mejor vida pasando sobre ellos como si no existiesen. Un conjunto que Mercedes-Benz denomina Magic Active Body.

Aún hay más

Por ejemplo, el sistema de servofreno de emergencia BAS Plus, con asistente para cruces y que detecta, gracias a un conjunto de cámaras estereoscópicas, a peatones y vehículos que se mueven en dirección transversal (un cruce, por ejemplo, sin visibilidad) y reforzar la intención de frenado del conductor. O un perfeccionado asistente para visión nocturna Plus que con cámara termográfica, que advierte de peatones o animales en una zona no iluminada de la calzada frente al vehículo (si son personas envía una ráfaga como aviso de que llegamos).

Incluso una evolución del Distronic Plus con Stop&Go Pilot, un sofisticado control de crucero para atascos o circulación muy lenta (menos de 30 km/h) que prácticamente deja la conducción (obliga a llevar las manos sobre el volante) en manos del coche, acelerando, frenando e incluso llevando la dirección.

Mecánicas a la última: 3 tecnologías

De inicio, hay disponibles 4 motores: 2 versiones híbridas, un gasolina y un diésel, que en conjunto reducen sus consumos sobre la anterior generación un 20 por ciento. Se trata de los S 400 Hybrid (V6 con 306 CV y 6,3 l/100 km); S 500 (V8 de 455 CV y 8,6 l/100 km); S 350 BlueTEC (V6 con 258 CV y 5,5 l/100 km) y finalmente S 300 BlueTEC Hybrid (4.0 con 204 CV y unos ridículos 4,4 l/100 km). A lo exiguo de su gasto ayuda una aerodinámica excepcional, con un CX de sólo 0,24 en todas las versiones y de 0,23 en el S 300 BlueTEC Hybrid.