Detalle de la maquinaria de una impresora 3D
Detalle de la maquinaria de una impresora 3D - maya balanyà

Educación dotará con impresoras 3D a todos los institutos

La Comunidad invierte 16 millones en equipar a los centros para el estreno de la nueva asignatura de Programación

Actualizado:

Al libro de texto, los cuadernos y los apuntes les ha salido un competidor. El estreno de la asignatura de Programación a partir del próximo curso ha llevado al Ejecutivo regional a adquirir 300 impresoras 3D para repartirlas por todos los institutos de la región. Madrid será la primera autonomía del país en disponer de esta tecnología punto en sus centros.

De esta forma, los estudiantes de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) no sólo dominarán la programación y la robótica con una asignatura teórica, sino que también serán capaces de crear tecnología gracias a estos dispositivos pioneros. Con las impresoras 3D los «alumnos de Bill Gates» podrán producir piezas y figuras en tres dimensiones –de hasta 20 centímetros cúbicos– a partir de diseños realizados por ellos mismos con programas informáticos adaptados.

En clases de anatomía podrían construir los huesos del cuerpo humano

La amplitud de elementos que podrán construir con estos aparatos abarca desde componentes de robots hasta moldes de prótesis dentales. Pero no solo se utilizarán en la clase de programación: también se podrán emplear para ayudar a hacer más sencillas las explicaciones de química orgánica o de matemáticas e incluso serán útiles en el campo de las ciencias sociales. En las clases de anatomía podrían construir los huesos del cuerpo humano. Y en materias como la historia podrían reproducir con gran detalle esculturas y vasijas antiguas.

Equipo completo

La Comunidad repartirá una impresora 3D a cada uno de los 300 institutos de la región, además de 1.500 ordenadores portátiles y táctiles –que pueden convertirse en tabletas–, y un centenar de carros donde poder cargarlas y transportarlas con comodidad. También se entregarán otras treinta impresoras en los centros de formación del profesorado de la región, para que los docentes puedan practicar. Todo ello ha supuesto una inversión de 1,8 millones de euros. Aunque esto es solo el principio: el Ejecutivo regional invertirá un total de 16 millones de euros hasta 2018 para implantar la asignatura en todos los centros de Secundaria públicos, concertados y privados.

Además, los alumnos dispondrán de acceso a una plataforma online (Educamadrid.com) donde podrán descargarse de forma gratuita todos los sistemas de programación necesarios para diseñar los componentes que vayan a imprimir. A través de esta página también podrán comprar –a un precio más económico del habitual– recambios de las piezas y del material con el que fabricarlas. El objetivo de esta web es que sea un puente entre los alumnos, donde compartan sus diseños y códigos de programación en 3D con otros estudiantes del resto de institutos y centros madrileños donde se imparte la asignatura de Programación.

Más de 1.000 profesores ya han recibido la formación necesaria para diseñar aplicaciones en software para móviles o robótica gracias a esta web.

Sólo el Reino Unido y Madrid han introducido los conocimientos de Programación

Serán 130.000 alumnos madrileños de 1º y 3º de ESO de 800 centros madrileños los primeros en estrenar la asignatura dentro de un mes. Un curso más adelante, el 2016/17, la asignatura de Programación se extenderá a toda la etapa de Secundaria y también se impartirá en 2º y 4º de ESO. La Comunidad se convierte así en la primera administración que dota a todos sus institutos con impresoras 3D (cada una cuesta en torno a 1.350 euros). En Europa, sólo el Reino Unido y Madrid han introducido los conocimientos de Programación dentro de sus planes de estudios.

El estreno de la asignatura irá acompañado de la mejora de la conexión a internet. En cuanto empiecen las clases, los alumnos ya dispondrán de acceso a la red con 100 megas. Además, los institutos contarán con financiación para adquirir kits de robótica y los componentes electrónicos que necesiten para implementar los proyectos que pongan en marcha en las aulas. Estas dos medidas han supuesto una inversión de 2,5 millones de euros.

Con la nueva asignatura, los alumnos aprenderán a crear aplicaciones para móviles, usar lenguaje de programación para crear videojuegos, diseñar páginas web y manejar de la impresión en 3D, así como construir y programar un robot. Ante ellos se abre una industria digital que se calcula que creará en España 300.000 empleos durante los próximos dos años.