No hay zona en la localidad sureña que no esté plagada de suciedad. En el video se muestra cómo arde un montón de basura junto a un colegio - abc

Caos en Parla tras cumplirse una semana sin recogida de basura y limpieza viaria

La limpieza de calles y la retirada de desechos sigue sin realizarse porque el Consistorio no paga el servicio. Debe casi tres millones de euros

tatiana g. rivas
Actualizado:

Se cumple una semana de la huelga de limpieza y recogida de basuras en Parla y el escenario en este municipio de 124.200 habitantes es desolador. El hedor, la suciedad, la peligrosidad, el vandalismo y la crispación vecinal crecen por momentos. Después del día de Reyes, el caos en las calles es aún más desesperante. Apenas se puede caminar sin toparse con una montaña de desechos. Los ciudadanos no entienden cómo se ha llegado a esta situación cuando continúan pagando sus impuestos. Y los trabajadores de la empresa de limpieza viaria y recogida de basuras Garbialdi-Sadifer no comprenden por qué no han cobrado la nómina de diciembre ni tampoco la extra de Navidad. La razón: la nefasta gestión municipal del gobierno socialista en Parla desde que Tomás Gómez era regidor. Desde 2006 se han sucedido cinco empresas con la misma contrata por el mismo motivo: los impagos. Gómez llegó a deber a la empresa Valoriza 80 millones de euros.

Según Beatriz Arceredillo, la nueva alcaldesa de Parla –desde el 14 de noviembre que se echó a José María Fraile por su implicación en la Operación Púnica–, en esta ocasión se debe a la concesionaria menos de 3 millones de euros.

Se decretaron unos servicios mínimos bastante altos –50% en días laborales y 70% en festivos–, pero no se están cumpliendo. Arceredillo, quien lo ha reconocido, lo ha denunciado ante la Dirección General de Trabajo de la Comunidad de Madrid. Según fuentes municipales, está en contacto con Tragsa, la empresa pública del Ministerio de Medio Ambiente, con la que amenaza a los sindicatos para que entre a limpiar como medida excepcional ante un problema que ya no es solo de imagen o de suciedad, si no de seguridad. Desde el inicio de esta huelga oficial se han producido sabotajes vandálicos, que empezaron el día 1 con pintadas y pinchazos en los camiones de recogida –alguno tuvo que ser escoltado por la Policía Local–. La quema de contenedores, donde cada vez se acumula más porquería, preocupa a las entidades parleñas.

Deuda desde mayo

El Ayuntamiento pagó el mes pasado dos mensualidades atrasadas –que sumaban unos 1,5 millones de euros, algo más de 700.000 al mes–, pero la empresa y los sindicatos explicaron que la deuda era de 5,5 millones de euros. Se debía el servicio desde mayo.

Este verano, en agosto, las calles volvían a estar sucias y rebosando basura, algo que el Gobierno local justificó entonces como «un problema puntual». El PP, entonces, presentó la última de las numerosas mociones que la oposición (PP y UPyD) ha llevado al Pleno de Parla, alertando de lo que iba a pasar con esta contrata por las deudas del Ayuntamiento. PSOE-IU rechazaron la propuesta.

El mes pasado se inició una huelga encubierta en este mismo servicio, como reconocieron los sindicatos, porque los trabajadores no habían cobrado el mes de noviembre. Fue el preludio de la desastrosa situación que ahora acontece en Parla. La Cabalgata de Reyes se celebró con gente sorteando montones de basura y calles apestosas. Los asistentes no se atrevían ni a recoger caramelos del suelo por la falta de higiene. La alcaldesa ha emitido un bando en el que afirma que ella no es culpable de esta situación, sino de sus antecesores compañeros de filas.