El titular de la información que salió en el diario ABC
El titular de la información que salió en el diario ABC - archivo abc
curiosidades de madrid

El gigantesco atasco que provocó un ovni en la Gran Vía en 1968

El extraño cuerpo sobrevoló la capital durante dos horas, tenía forma de globo esférico iluminado y se movía contra el viento

Actualizado:

Jueves 5 de septiembre de 1968. Son las 6 de la tarde. El sol está a punto de esconderse por el horizonte de la capital cuando un objeto volador no identificado se alza en el cielo. El extraño cuerpo tiene forma de un globo esférico, permanece estático e iluminado. Conforme el tiempo pasa, los conductores y transeúntes madrileños se aglomeran. Nadie sabe de qué se trata. La noche empieza a caer, pero parece imposible retirar la vista del firmamento y el asombro del gentío termina por provocar un gigantesco atasco paraliza Gran Vía.

«–Es un globo.

–No. Es un satélite.

–Se mueve.

–No. Está quieto.

–¿No me dirás que crees en los platillos volantes?

–No. Solo creo en lo que veo».

Comentaron en la redacción de este diario el día del suceso. Desde los ventanales de la antigua sede que daban al Paseo de la Castellana también se veía. Minutos después de las ocho de la tarde, dos horas después del primer avistamiento, el ovni se esfumaba por la Casa de Campo.

Los vientos de la troposfera superior y la baja estratosfera soplaban del este y del sureste respectivamente, mientras que el objeto parecía desplazarse lentamente hasta el sureste. «Ello hace suponer que poseía un movimiento propio, se movía contra el viento o que su altura era mucho mayor», explicaba el redactor de ABC en su crónica.

«Indudablemente se trata de un ovni», declaraba entonces un portavoz del Observatorio de Meteorología. Según su versión no se trataba de un globo meteorológico, ni ningún globo cautivo experimental, ya que los sondeos realizados desde el aeropuerto de Barajas no lo habían detectado. Tampoco dejó un rastro visible para los aparatos de la base de Torrejón de Ardoz. Ni desde Robledo de Chavela se había podido precisar la identidad del objeto. Lo más extraño de todo era que ni tan siquiera el radar de Paracuellos del Jarama había captado la señal de este ovni.