Uno de los perros que malvivían en la finca de Villa del Prado cuyo propietario declara ahora por posible delito de maltrato animal
Uno de los perros que malvivían en la finca de Villa del Prado cuyo propietario declara ahora por posible delito de maltrato animal - efe

El juez imputa al hombre acusado de maltratar a más de 50 perros

Los animales malvivían encadenados, con lesiones agusanadas, entre heces y cadáveres de otros canes en una finca de Villa del Prado

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El titular del juzgado de instrucción número 1 de la localidad madrileña de Navalcarnero ha imputado a R.G.G., acusado de maltratar y hacinar a 52 perros de caza en el municipio de Villa del Prado, ante la posible existencia de una infracción penal.

En un auto de diligencias previas fechado el pasado 25 de septiembre y al que ha tenido acceso Efe, el juez ordena tomar declaración al imputado el próximo día 24 de noviembre. Contra el auto, derivado de una denuncia de la Guardia Civil, cabe la presentación de un recurso de reforma en el plazo de tres días.

En el caso está personada además la asociación para el bienestar de los animales El Refugio, una de las asociaciones defensoras de los animales que presentaron denuncia conjunta junto al atestado de la Guardia Civil y a la denuncia de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Entre estas organizaciones se encuentran, además, El Campito, Salvando Peludos, Las Nieves, Dog Horse City, Alba, El Refugio, Acnur, Ascan, Bull Terrier Adopta España, Asociación Animalejos, Laddra, Nueva Vida y Apamag.

La Guardia Civil rescató en agosto a los perros, que estaban encerrados en una finca, e imputó a su propietario por un delito de maltrato animal. Según denunciaron las asociaciones, los animales se encontraban «atados a cadenas de 30 centímetros sin posibilidad de movimiento, entre paredes sin puertas, hacinados entre podredumbre, heces, orinas e incluso cadáveres de otros perros en avanzado estado de putrefacción».

Algunos presentaban lesiones con gusanos y heridas abiertas con cortes de cuchillo en las orejas; y todos ellos se encontraban en un severo estado de desnutrición.