El escudo de la ciudad de Madrid
El escudo de la ciudad de Madrid - ABC
madrid

¿Por qué hay un oso y un madroño en el escudo de Madrid?

¿De dónde vienen las siete estrellas y la corona abierta? ABC te desvela las historias que dieron lugar a la insignia del Ayuntamiento

Actualizado:

«De plata, un oso de sable apoyado en un madroño sinople, frutado de gules. Bordura de azul, cargada de siete estrellas de plata. Al timbre, corona real abierta». Así es la descripción heráldica del escudo de la ciudad de Madrid.

Según los historiadores, el origen de este escudo es similar al de otros medievales, y se remonta al siglo XII, cuando comenzaron a utilizarse como insignia bélica para distinguir a unos caballeros de otros. Fue utilizado por primera vez por parte de las tropas madrileñas en las campañas contra los musulmanes en Andalucía.

¿Por qué un oso?

Cuenta la leyenda que se eligió un oso como emblema en homenaje a un oso pardo que el rey Alfonso XI cazó en uno de los montes cercanos a la capital. En aquel entonces, era fecuente que estos animales vagaran por las inmediaciones de la ciudad.

La polémica se ha desatado en torno al sexo del animal. Y es que, según sostenía hace unos años el director del Archivo Histórico de la Villa, antaño el blasón de del Concejo llevaba una osa sobre un campo blanco. En heráldica, las hembras eran el símbolo de la fecundidad y la abundancia.

¿Y el madroño?

El oso estaba al principio unido a una torre, que sería sustituída posteriormente por un madroño. Estos árboles eran habituales en las afueras de la ciudad durante toda la época medieval. No obstante, el origen de este símbolo se remonta a un hecho concreto ocurrido en el siglo XIII.

En aquel entonces se produjo una disputa entre la Villa y el cabildo de la clerecía de Madrid sobre la propiedad de ciertos terrenos que ambos reclamaban. Finalmente, se consiguió llegar a un acuerdo por el que la Villa se quedaba con los territorios arbolados y el cabildo con los sitios de pasto. Por ello, se decidió incluir este árbol en el emblema de al ciudad.

Además, se decidió situar al oso en actitud de comerse las hojas porque, según se creía entonces, estas eran un buen remedio contra la peste.

La corona y las estrellas

Las siete estrellas incrustadas en la banda azul, simbolizan la Osa Mayor, que, como ya hemos mencionado, era otro de los símbolos de la capital. Esta constelación es más conocida como el «Carro», debido a la forma que surge de unir los puntos mientras se las contempla desde el suelo terrestre.

Por último, el escudo se remataría con la Corona, símbolo de la Monarquía, que se añadiría en 1544. La ciudad recibiría a partir de entonces el título de Coronada Villa de Madrid.